Domingo , 30 de Abril, 2017

Vecinos de Alta Córdoba rechazan el crédito, sostienen que ellos “no provocaron la tragedia”

Un grupo de vecinos de Alta Córdoba realizaron ayer una protesta para reclamar una serie de medidas al Gobierno provincial y municipal tras la explosión de la planta química del jueves pasado. 

La protesta se realizó con un corte de calle en la intersección de calles Lope de Vega y Fragueiro.

Hugo Frontera, uno de los vecinos del lugar, enumeró los reclamos que presentarán ante las autoridades. Entre los pedidos, Fortuna mencionó:

  • Pedimos la no politización de la tragedia.
  • Reconocemos la prioridad de la zona cero y solicitamos la celeridad de las obras para el resto de las zonas porque los vidrieros y herreros dijeron que no van a trabajar más hasta que no se les pague. A los proveedores tampoco les están pagando.
  • Rechazamos el crédito ofrecido por la Provincia porque nosotros no provocamos esta tragedia. Soolicitamos subsidios no reintegrales.
  • Queremos una exención de impuestos municipales y provinciales para este año y el que viene.
  • Solicitamos el no pago de la tasa de Justicia para iniciar querellas.
  • Solicitamos que siga el escudo policial hasta que se arregle la última casa.
  • Solicitamos más alumbrado público.
  • Queremos que el espacio de la planta sea devuelto y se haga un espacio verde en conmemoracion de todo esto.

Consecuencias postraumáticas 

Frontera, quien dijo que habla en representación de los vecinos porque no reconocen al centro vecinal dijo que hay gente que no sólo ha sufrido daños materiales sino también que tiene estrés postraumático.

“Queremos informar sobre los vecinos internados, tenemos a una señora con muerte cerebral, el chico de 15 años que sabemos poco porque los padres están en un hotel y una mujer que ayer de descompuso por esta situación y está internada en el Hospital Italiano”, aseguró. 

Despidos

Daniel Ferreyra, trabajador del taller de chapa y pintura ubicado en la calle Gongora 923, contó ante las cámaras de Canal 10 que el dueño del lugar, que sufrió graves roturas por la explosión les dijo a sus empleados que lo ayudaran a limpiar el lugar y luego se mudarían a otro taller. 

“Sin embargo, cuando terminamos de limpiar, nos llamó a los 9 empleados y con un abogado nos dijeron que renunciáramos o que nos iba a echar. Somos 9 familias que quedamos en la calle”, explicó Daniel.

“Yo tengo un hijo discapacitado y un nene de tres años”, concluyó Ferreyra.

Arreglos

Desde la Provincia informaron esta tarde que repusieron vidrios en 203 viviendas del barrio.

(Fuente y fotografía: lavoz.com.ar)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *