sábado , 17 de agosto, 2019

Uno de los cardenales denunciados es argentino

Se trata de Leonardo Sandri, quien integra la lista de los doce cardenales que se encuentran como posibles candidatos para suceder a Benedicto XVI y que están acusados de encubrir o participar en casos de pederastía.

La estadounidense Red de Sobrevivientes de Abusados por Sacerdotes (SNAP) publicó una lista negra de cardenales que participarán en la desiganación del nuevo Papa y que están implicados en casos de pederastia denominada “Dirty Dozen”.

Entre los Doce cardenales que se encuentran como posibles candidatos para suceder a Benedicto XVI están acusados de encubrir o participar en casos de pederastía, figura el argentino Leonardo Sandri, quien junto con Bergoglio, se encuentran entre los nominados para suceder a Ratzinger como cabeza de la Iglesia mundial.

Sandri tiene gran influencia en las decisiones del Vaticano ya que fue muy cercano al fallecido Juan Pablo II. De hecho, fue quien anunció en italiano su muerte en la plaza San Pedro, el 2 de abril de 2005.

Los medios locales presentan al cardenal Sandri como personaje clave dentro de la Iglesia y con ideas renovadoras, como su anuncio de hace pocos días atrás en el que afirmó que desea más participación de las mujeres dentro de la Iglesia Católica.

A su lado, está el cardenal Jorge Mario Bergoglio, otro personaje que también estuvo envuelto en polémicas también por su cercana relación con los militares durante la última dictadura en Argentina y por pronunciarse contrario al matrimonio igualitario.

Desde la Iglesia, el vocero del Vaticano esquivó las acusaciones ayer en la conferencia de prensa diaria que se realiza para dar informaciones sobre la marcha de la organización del cónclave y donde fue requerido por la prensa a dar explicaciones sobre las acusaciones de SNAP.

“Las posiciones de SNAP las conocemos desde hace tiempo y creemos que no le toca a SNAP decir quién debe entrar al cónclave”, contesto Federico Lombardi, ignorando las investigaciones y el aviso de los abusados por sacerdotes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *