jueves , 14 de noviembre, 2019

Una mancha en el pantalón, la prueba clave en las muertes de Salta

El juez Pablo Farah informó que hallaron una mancha de sangre en el pantalón de una de las jóvenes que fueron halladas sin vida, la cual será cotejada con muestras de ADN
La investigación para determinar cómo se produjeron las muertes de Luján Peñalva y de Yanina Nüesch es un tema que genera un enorme interés y, por eso, el magistrado ofreció esta tarde una rueda de prensa, en la que uno de los datos salientes fue la confirmación del hallazgo de una mancha de sangre en el pantalón de una de las víctimas.
El juez Pablo Farah explicó que les tomó “declaración testimonial, sin juramento de ley” a Exequiel Fredes (novio de Luján Peñalva), Iván (amigo de Yanina Nüesch) y a una pareja que habría compartido la noche del viernes con una de las víctimas.
Sin embargo, fue muy cauteloso y evitó dar detalles de lo que le contaron, aunque admitió que “se hizo referencia, tanto en las preguntas del fiscal como en las del abogado de la familia de Lujan, al contenido de mensajes” que hablaban de un posible suicidio.
Al hacer un balance sobre las declaraciones que recogió esta tarde, el juez consideró: “Eran testimonios útiles a priori, y tengo buenas expectativas en cuanto a que fueron útiles para llegar al esclarecimiento del hecho”.
Sobre la marcha de la investigación, Farah explicó que “esta es una etapa de recolección de pruebas, la valoración se dará después”. Y aclaró que “la carátula de la causa no es tan determinante, no limita la investigación. Es muerte dudosa y va a seguir así todo el tiempo que sea necesario hasta tener un conjunto probatorio que permita esclarecer el hecho”.
Farah también realizó una serie de manifestaciones interesantes: a la ya mencionada ratificación de la mancha de sangre en el pantalón, el magistrado agregó que el cambio de hora sobre el momento de la muerte de las jóvenes “no es tan sensible, estamos entre 24 y 48 horas; pero hubo una desinterpretación”.
El magistrado también remarcó que hay que estar “atentos a las consideraciones médico-legales”. Reconoció que es “un dato a tener en cuenta” que la ropa de Luján y Yanina estuviera seca, cuando había llovido en las horas previas al hallazgo de los cadáveres. E informó que se analizan las computadores personales de las víctimas.
Además Farah se refirió a la ferretera que supuestamente les habría vendido a las jóvenes la soga con la que aparecieron colgadas; en ese sentido, confirmó que la comerciante aportó dos trozos del elemento mencionado, para que “se cotejen con la soga que se encontró en el lugar del hecho”.
Sobre el cierre de su declaración ante los medios de comunicación, Farah manifestó: “Hay una angustia de los familiares y necesidad de información, pero el proceso penal ylas pericias tienen su tiempo. (…) Estamos haciendo una investigación integral de una muerte dudosa”.
Hoy habrá más declaraciones testimoniales y en las próximas horas se dará a conocer quiénes serán convocados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *