miércoles , 20 de noviembre, 2019

Un niño de siete años denunció a su padre por haber matado a su madre

Un niño de siete años de edad, presenció el atroz crimen contra su madre, cometido por su padrastro, en Misiones. La particularidad del hecho, es que el niño guardó silencio durante una semana y cuando se sintió resguardado, le confesó el crimen a unos vecinos.

Se trata de Fabián Osvaldo Rodríguez, quien junto a su hermano, Claudio, de dos añitos, fueron testigos del lugar y las circunstancias en las que fue asesinada su mamá, identificada como Liliana Falcón, de 40 años.

El niño, guardó en su memoria hasta el último detalle del hecho. No mostró temor y acompañó a su padrastro, sin decir nada, sin levantar sospechas y sin despegarse de su hermano.

Tras cometer el crimen en un pinar a varios kilómetros de distancia, el asesino y los dos menores llegaron a la casa de unos vecinos. El atacante inventó una historia para pedir alojamiento en ese lugar y aseguró que su pareja los había abandonado por otro hombre y cruzó al Paraguay. Narcisa Olivera, la dueña de la vivienda, les dio hospedaje y contó al diario El Territorio de Misiones, que los niños estaban “sin ropa, sin nada”.

El mayor de los hermanos, finalmente, decidió detallarle seis días después, de qué forma golpeó a su madre hasta dejarla inconsciente y tirada en el piso. Contó que la degolló con un cuchillo de mesa frente a los ojos impávidos de los niños. Incluso le habría dado el arma blanca al niño y le ordenó que la tirara a las malezas que cierran los espacios entre los árboles. Fabián, preso del terror, hizo caso y arrojó de inmediato el cuchillo mientras el criminal arrastraba el cadáver hasta alejarlo de la vista de los niños, precisó el medio.

En tanto, la pareja que hospedaba a los niños dieron aviso a la Policía de la localidad de General Urquiza. Los efectivos concurrieron al lugar, pero increíblemente hicieron caso omiso y se fueron del lugar.

Ante ello, la pareja le cuenta al medio que no supieron qué hacer y “para peor  al otro día apareció Santiago muy nervioso y quiso llevarse los chicos, no se lo permití, porque me estaba mintiendo y decía que los iba a llevar con el hermano de la madre (…) le dije que vaya nomás él, que los íbamos a cuidar acá. Ahí desapareció y volvimos a llamar a la Policía, vinieron y tampoco nos prometieron nada, no nos creían”, relató Narcisa.

De este modo la pareja decidió dirigirse junto al niño hacia el lugar de hecho. “Él nos señaló ‘acá es’ y mi marido continuó unos pasos más y encontró el cuerpo, tirado boca arriba, con la mitad atacado por los bichos, los cuervos y las moscas, no se podía respirar del olor (…) fue horrible, no se podía creer lo que veíamos, todo comido el cadáver, lo único que hicimos de inmediato fue alejar a Fabián y mi marido rápidamente volvió hasta Jardín y avisó a la Policía”, detalló la mujer.

Una vez la Policía constató el hecho, se dispuso a detener al asesino, quien se había dado a la fuga. Finalmente, ayer y gracias a testigos, lograron detenerlo. “Ahora espero que no lo suelten más y que nos crean cuando pedimos ayuda a la Policía. Ojalá nos den la tenencia, acá somos muy pobres, mi marido hace de todo para darnos de comer, pero podemos educarlos, ya crié a siete, puedo y tengo corazón para dos más”, sentencio Narcisa.

Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *