viernes , 18 de octubre, 2019

Un absuelto del caso Píparo fue detenido por robo

Se trata de Carlos Emanuel Burgos, fue apresado junto a un cómplice de 16 años por la Bonaerense, acusado de robo a mano armada. Estuvo tres años en la cárcel por la salidera bancaria.

La Policía bonaerense detuvo esta madrugada a Carlos Emanuel Burgos, el joven que estuvo preso por el caso Píparo y en el juicio resultó absuelto, acusado de haber robado a mano armada un kiosco del centro platense.

A Burgos, de 21 años, le secuestraron una pistola calibre 9 milímetros con la numeración limada, 13 proyectiles, más el botín del robo en el comercio, 1.382 pesos y cuatro teléfonos celulares, informó el comisario Fabián Domski.

El oficial de la Departamental La Plata precisó que junto a Burgos fue detenido un cómplice también armado, de 16 años, a quien le secuestraron una pistola calibre 22, con la suprimida.

Ambos jóvenes están acusados de haber robado a la madrugada un quiosco ubicado en la calle 47, entre 8 y 9, hasta donde habían arribado en moto y se retiraron por el mismo medio de transporte. Efectivos de la comisaría primera de La Plata los persiguieron por el centro de la ciudad y pudieron interceptarlos a la altura de la diagonal 79 y calle 5, según el comisario.

Allí el menor de edad se entregó de inmediato, mientras que Burgos intentó escapar subiendo a un colectivo, pero se rindió luego de que los policías dispararan en forma intimidatoria al suelo.

Burgos y su compinche quedaron alojados en la comisaría primera, a la espera de que el juez de garantías Álvaro Garganda los llame a declarar en su despacho.

Aunque inicialmente estuvo acusado de haber disparado a Carolina Píparo, lo cual luego provocó la muerte de su bebe, y pasó tres años detenido por ello, Burgos resultó absuelto en el juicio.

El 13 de mayo pasado, el Tribunal Oral Criminal 2 de la Plata condenó a prisión perpetua a cinco de los siete acusados: Carlos Moreno, al que Carolina identificó en el juicio como el tirador; Luciano López, conductor de la moto y que dijo que Burgos “se estaba comiendo un garrón”; a Miguel “Pimienta” Silva y a Carlos Jordán Juárez, encargados de “marcarla” adentro y afuera del banco, y a Juan Manuel Calvimonte, por reclutar a los integrantes.

Al finalizar el juicio y recuperar la libertad, Burgos se emocionó hasta las lágrimas y declaró: “Era yo el perejil” y le deseó “fuerza” a Carolina.

Carolina había ido en la mañana del 29 de julio de 2010, junto a su madre María Ema Cometa, a la sucursal del Santander Río de 7 y 42 de La Plata para retirar 10 mil dólares y 13 mil pesos para firmar la escritura de su casa.

En el banco estaban Jordán Juárez, quien al ingresar Píparo se retiró, mientras Silva prestaba atención a los movimientos de las cajas y observó cuando el cajero le entregó el dinero.

Antes de que la joven terminara su trámite, Silva salió del banco y avisó a sus cómplices que siguieron a sus víctimas hasta 21 y 36, donde atacaron dos motochorros que fueron informados por Jordán Juárez y Silva sobre el dinero que llevaban.

“Dame la guita que sacaste del banco, hija de puta”, le gritó Moreno, mientras López conducía la moto; Carolina gritó “no” pero el agresor la tomó de los pelos, la golpeó con el arma en el rostro y le disparó un tiro que ingresó por la mandíbula y le perforó un pulmón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *