martes , 24 de septiembre, 2019

Tim Robbins: “El teatro es la única forma de arte que no se puede robar de Internet”

El actor y director norteamericano Tim Robbins, que el jueves presentará en Buenos Aires una adaptación de “1984” -sobre la novela de George Orwell- dijo que “el teatro es la única forma de arte que no se puede robar de internet” y consideró que esta disciplina es “muy vital para el arte y la sociedad.”
Frente a una sala Casacuberta colmada de actores, periodistas y curiosos, el ganador del Oscar al mejor actor de reparto por “Río Místico” (2003) ofreció una conferencia de prensa en el Teatro San Martín acompañado por el director del Complejo Teatral de Buenos Aires, Alberto Ligaluppi, y el ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi.
“1984”, adaptada por Michael Gene Sullivan sobre la novela de Orwell, por The Actor`s Gang, se verá con subtítulos en castellano entre el jueves 12 y el sábado 14 a las 20.30 en la sala Martín Coronado del Teatro San Martín (Corrientes 1530).
Robbins señaló que su grupo de teatro The Actor`s Gang lleva ya 30 años de funcionamiento, “cuando empecé con un grupo de amigos en Los Angeles, que es donde tenemos nuestra sede”, y añadió que “nuestras obras tienen mucho más que ver con el teatro europeo que con el realismo que se estila en Estados Unidos”.
“Nosotros hemos hecho puestas de Shakespeare, Molière, Bertolt Brecht, ya que aspiramos a un teatro de las grandes ideas; aunque de todos modos siento mucha admiración por los actores del realismo estadounidense, pero creo que eso funciona mejor en el cine”, estableció.
Sobre su preferencia por el escenario explicó que lo seduce “la química del teatro, eso que sucede entre un grupo de extraños que están rodeando un escenario y que si embargo logran una química, una comunión”.
“El teatro, además, es la única forma de arte que no se puede robar de internet y por eso es muy interesante trabajar ahora en teatro -apuntó y extrajo algunas de las varias risas cómplices que hubo en la sala-; algo muy vital para el arte y la sociedad.”
Acerca de la identidad del actor y su responsabilidad ante la sociedad, dijo que “cuando uno se convierte en famoso se pierde un poco, ya que empieza a creerse la imagen de uno mismo, así que nada te vuelve más a la tierra que estar en un escenario donde uno puede compartir su historia con otros seres humanos”.
Subrayó que para que la relación con el público se produzca, “uno tiene que estar presente en el escenario con la historia y el personaje y, para que un personaje tenga éxito, uno tiene que ser humilde con él”.
“Por el contrario, hay gente que trabaja sólo en cine y pasa mucho tiempo sin el contacto del público, por lo que el único contacto con la gente se reduce al saludo a la distancia a sus fans mientras se camina por la `alfombra roja`”, señaló.
Acerca de The Actor`s Gang, afirmó: “Los actores de mi compañía son talentosos y formidables a nivel humano, ya que antes de incorporar a un nuevo miembro nos tomamos bastante cuidado y tiempo, queremos que a los actores ingresantes les quede claro que hacemos teatro y punto”.
“No somos un lugar de `casting` para luego hacer películas, queremos actores que se dediquen al teatro; el entrenamiento actoral en la compañía es arduo y tiene mucho que ver con todo lo que aprendí cuando estuve en el Théatre du Soleil en París”, sostuvo. Y fue mordaz:
“Tenemos una política contra imbéciles y gente con actitudes de divismo; es un grupo de amigos, una guarida, un lugar seguro para arriesgarnos y fracasar si es necesario”.
“Creo que `1984` tiene más relevancia hoy que cuando fue escrita, ya que habla de los mecanismos de poder de los gobiernos, pero también habla sobre la tenacidad y la valentía del amor, la fuerza del corazón la esperanza puede ayudar a que uno se mantenga libre más allá de las presiones gubernamentales”, sostuvo Robbins.
Luego se refirió al Movimiento de indignados contra Wall Street (Occupy Wall Street), la protesta que surgió en Nueva York en 2011 contra la desigualdad social, y apuntó: “Me parece muy importante que se esté hablando de las diferencias entre ricos y pobres en Estados Unidos; y lo que más me emociona de este movimiento es que no me necesita, que no se dé en torno a la fama o a las celebridades, sino que su tarea básica sea formular preguntas”.
Robbins lo contrapuso al movimiento de derecha Tea Party, al que calificó como “un movimiento ilusorio que, si bien se promociona como salido de la gente, sólo tiene a millonarios en sus filas”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *