viernes , 19 de julio, 2019

Suspendieron a policías que le dieron una paliza a un rugbier

Gerónimo Saravia, jugador del Jockey Club, fue perseguido e interceptado en la ruta 26 de Salta por agentes policiales. Alegaron que confundieron a la víctima con un ladrón

Gerónimo Saravia, un estudiante de veternaria y reconocido jugador de rugby delJockey Club de Salta, volvía a su casa el sábado a la noche luego de comer un asado con amigos en la localidad de La Isla, cuando una camioneta y un auto VW Polo comenzaron a perseguirlo a lo largo de la ruta 26. Según El Tribuno, ni los vehículos ni los policías que viajaban en ellos tenían identificaciones.

Finalmente, el auto cruzó al joven, que tuvo de frenar su marcha. Y de él se bajaron varios hombres con armas lagargas. Saravia pensó que se trataba de un asalto y dio marcha atrás, chocando la camioneta. Pero pudo escapar. Hasta que se topó con un patrullero. Y paró para pedir ayuda.

Sin embargo, de la camioneta y el auto se bajaron varios hombres que le rompieron la luneta, el parabrisas y lo bajaron del auto. Le pegaron hasta dejarlos inconsciente. Aparentemente, pensaban que era un ladrón.

Tras conocerse el incidente, según informó El Instransigente, el gobernador Juan Manuel Urtebey convocó al ministro de seguridad provincial, Eduardo Sylvester, para que identifique y sancione a los responsables.

Finalmente, los 14 efectivos que intervinieron fueron suspendidos de manera preventiva, entre los que se encuentra el jefe de la unidad regional. Y se inició unsumario administrativo.

Según publicó Crónica, el rugbier terminó con “politraumatismos, traumatismo encéfalo craneano, desgarro conjuntival con laceración de la conjuntiva y córnea, cortes varios y traumatismo renal”.

El Tribuno informó que amigos y familiares del joven pegaron afiches en el Jockey para que el hecho se conociera, ya que no había trascendido, lo que fue desmentido en un comunicado por las autoridades del club.

“Quieren tapar el sol con el dedo”, comentó a El Tribuno un conocido de la víctima sobre la violencia policial.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *