jueves , 19 de septiembre, 2019

Shopping debe indemnizar el robo de un vehículo mientras el propietario asistía al cine

Sobre el centro comercial pesa la obligación de brindar seguridad a quienes concurren al establecimiento, según una sentencia dictada por camaristas

La empresa Empalme S.A., propietaria del Córdoba Shopping Center (Villa Cabrera), deberá indemnizar con 19.500 pesos, más intereses, a Seguros Bernardino Rivadavia Coop. Ltda. por el robo de la camioneta que un asegurado de esta firma sufrió el 16 de junio de 2000, en la playa de estacionamiento del centro comercial, mientras se encontraba en el cine del shopping.

Así lo resolvió la Cámara 7º de Apelaciones en lo Civil y Comercial de la ciudad de Córdoba.

El tribunal hizo lugar al recurso de apelación planteado por la aseguradora contra la sentencia del Juzgado de 22º Nominación del fuero, que había rechazado la demanda promovida contra Empalme S.A. A raíz del robo, Seguros Bernardino Rivadavia Coop. Ltda. había pagado 19.500 pesos a su asegurado, el dueño de la camioneta robada. Por esta razón, la compañía de seguros, subrogándose en los derechos de su asegurado, accionó contra Empalme S.A., con el fin de conseguir el reembolso de los 19.500 pesos que había abonado, por entender que sobre aquélla pesaba la obligación de brindar seguridad a los vehículos que se encontraban en el estacionamiento del shopping.

En su voto, la camarista María Rosa Molina de Caminal aseguró que a la causa debían aplicarse los principios que rigen la Ley de Defensa del Consumidor, en la medida en que “el estacionamiento tiene la finalidad de propender, coadyuvar, invitar o posibilitar la concreción de relaciones de consumo en el centro comercial”. Luego agregó que, conforme a la teoría de las cargas dinámicas de la prueba, era “la demandada (el shopping) la que se encontraba en mejores condiciones de aportar otros elementos probatorios” para que “pudiere esclarecerse el hecho”.

Como consecuencia, según la magistrada, el hecho de que el demandante “no acompañara el boleto de cine, no le quita credibilidad a las otras pruebas mencionadas (para probar el robo), desde que es común que la gente no guarde esos boletos”. “La omisión de entregar tickets a los fines de controlar el ingreso y egreso de los vehículos, o de contar con filmaciones de cámaras de seguridad, son cuestiones que competen exclusivamente al centro comercial, y ajenas a quienes concurren al establecimiento. No se puede perjudicar -por falta de prueba- al consumidor o usuario o a quien se subrogue en los derechos de este”, agregó.

Mayor obligación

Una vez que tuvo por acreditado el robo del vehículo en la playa de estacionamiento del shopping mientras su propietario se encontraba viendo una película en uno de los cines del establecimiento, la vocal procedió a analizar el fundamento de la responsabilidad del centro comercial por el hecho. “El estacionamiento debe ser parte de los servicios que presta el centro comercial y, en tal caso, no se brinda en forma desinteresada, ya que el hecho de contar con un cómodo estacionamiento implica la posibilidad de obtener mayor cantidad de clientes, lo que conlleva una mayor obligación de seguridad, y es el incumplimiento de esa obligación lo que genera la responsabilidad que se atribuye a la demandada”, esgrimió la camarista, a cuyo voto se adhirieron sus pares, Rubén Atilio Remigio y Jorge Miguel Flores.

En el mismo sentido, el tribunal enfatizó: “las playas de estacionamiento de los hipermercados o centros comerciales implican el ofrecimiento de un servicio extra que, sin lugar a dudas, tiene como contrapartida algún beneficio adicional para empresas que, como la aquí demandada, ofrecen bienes o servicios a potenciales consumidores. Por ello, parece razonable concluir, a la luz del principio de la buena fe que impone el artículo 1198, párrafo 1, del Código Civil, que aquéllas asumen un deber de custodia y deben responder por los daños que se produzcan a los vehículos allí estacionados o a los bienes que poseen consigo quienes se encuentran en el establecimiento”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *