jueves , 18 de julio, 2019

Renunció el jefe policial de San Luis y policías ocuparon la jefatura

Un grupo de efectivos provinciales ocupó esta madrugada el edificio de la Jefatura Central de la fuerza en rechazo a la sanción a 51 uniformados que reclamaban un aumento salarial y mejoras en las condiciones de trabajo.

Un grupo de efectivos de esa provincia ocupó esta madrugada el edificio de la Jefatura Central de la fuerza, en la capital de San Luis, en rechazo a la sanción a 51 uniformados que se habían autoacuartelado para reclamar un aumento salarial y mejoras en las condiciones de trabajo.

Como consecuencia del amotinamiento, el comisario general Miguel Angel Ubieta presentó su renuncia, mientras que desde el Ministerio de Seguridad provincial pidieron a la justicia el desalojo.

Los policías castigados, a los que se les sumaron paulatinamente otros compañeros no sólo de la ciudad de San Luis sino también de Villa Mercedes y del interior provincial, quemaron gomas en todos los accesos al edificio, en cuyo interior se encuentra Ubieta, junto a algunos miembros de la plana mayor.

El jefe de Relaciones Policiales, Carlos Pereyra, quien se encuentra en su despacho, dijo que los rebeldes “tomaron el Centro de Operaciones, impidieron que salieran los móviles del Comando Radioeléctrico y cortaron las luces del edificio, quedando sólo las de emergencia”.

Por su parte, el abogado Alejandro Miranda, un ex comisario que fuera dado de baja en una revuelta similar en 2005 y que representa a los policías puntanos que llevan adelante la protesta, dijo a la prensa que “la Jefatura no está tomada“.

El jefe y la plana mayor entran y salen cuando quieren, lo mismo que cualquier otro efectivo que así lo desee”, señaló.

Los reclamos de los policías son por mejoras en los salarios y en las condiciones de trabajo, y adoptaron esta medida acompañados por familiares, luego de que el gobierno provincial anunciara el lunes la baja de los 51 efectivos que se habían autoacuartelado.

“Vamos a presentar un recurso administrativo” en el gobierno, mientras que en la Justicia “presentaremos una acción de amparo”, teniendo en cuenta que en el contenido de la resolución que pasa a disponibilidad a los oficiales y suboficiales sancionados “no hay un solo fundamento sólido que justifique la medida”, dijo Miranda.

Por el momento, los policías permanecen en el interior del edificio de la Jefatura Central de la fuerza sin protagonizar incidentes ni hechos de violencia, a la espera de la llegada del ministro de Seguridad para comenzar algún tipo de diálogo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *