sábado , 21 de septiembre, 2019

Rechazan la apelación de la fiscal para frenar un transplante de riñón

La fiscal García de Solavagione sospecha que se ofreció una moto y una herencia a cambio del órgano. La cirugía se concretará en un mes.

La Cámara 8ª en lo Civil y Comercial de Córdoba rechazó ayer por unanimidad la apelación presentada por la fiscal Alicia García de Solavagione que buscaba revocar de forma urgente un amparo que autorizaba realizar un trasplante de riñón aportado por un donante vivo que no tenía lazos familiares con el paciente.

El abogado Carlos Nayi, quien representa al hombre de 67 años que espera el trasplante por insuficiencia renal, explicó que el paciente se encuentra en estado crítico y detalló: “Este hombre de 67 años ha tenido tres internaciones y se encuentra con respirador artificial”.

En abril el juez en lo Civil y Comercial de Córdoba, Gustavo Massano, autorizó al paciente de 67 años a recibir un riñón de una persona con quien no tiene lazo familiar.

Sin embargo, la fiscal argumentó su pedido en que el paciente no está en la lista de emergencia y destacó que el donante no es familiar del paciente, sino un empleado del hijo del interesado, y cree que se le ofreció una moto y nombrarlo heredero a modo de gratificación.

Por este motivo, Solavagione planteó su postura en el hecho de existir una “relación laboral de dependencia y de subordinación económica” entre el donante y un familiar directo del receptor, y aseguró que en una audiencia el paciente dijo: “Habría que darle una recompensa. Hasta le dije a mi esposa que lo quiero tanto (…) que lo quiero poner en mi testamento con mis tres hijos”.

En tanto, la familia del paciente argumentó que el ofrecimiento del órgano surgió del lazo afectivo con el donante, por lo que el juez descartó que la donación fuera motivada por un resarcimiento económico y rechazó la apelación de Solavagionre, y ahora la Cámara Civil también rechazó el planteo.

Al respecto, Nayi destacó la “grandeza” del donante e informó que “en 30 días está confirmado que se llevará a cabo la ablación. No hay ningún impedimento legal para que esta operación se realice. Hay un hombre que está peleando por salvarse”.

Cabe remarcar que la ley 24.193 establece en su artículo 28 de 6 meses a 5 años de prisión para quien “directa o indirectamente diere u ofreciere beneficios de contenido patrimonial o no, a un posible dador o a un tercero, para lograr la obtención de órganos o materiales anatómicos”, por lo que sólo puede haber una donación por motivos altruistas o para colaborar con investigaciones científicas.

Asimismo, la norma fija la misma pena para “el que por sí o por interpósita persona recibiera o exigiera para sí o para terceros cualquier beneficio de contenido patrimonial o no, o aceptare una promesa directa o indirecta para sí o para terceros, para lograr la obtención de órganos o materiales anatómicos, sean o no propios”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *