domingo , 22 de septiembre, 2019

Quilmes: Fue a buscar a su novia y lo mataron

En un presunto intento de robo, Matías Blanco, de 25 años, fue asesinado arriba de su auto
En un episodio sin testigos, un profesor de educación física de 25 años fue asesinado de un balazo en la cabeza el sábado, aparentemente por unintento de robo, cuando llegaba a buscar a su novia en el Barrio Parque Calchaquí, partido bonaerense de Quilmes.
El hecho fue cometido en la noche del sábado en la calle Laprida, entre 381 y la Avenida Calchaquí, de Quilmes Oeste, cuando Matías Blanco, de 25 años, arribó a la vivienda de su novia en su auto Volkswagen Gol, color gris. Sin quenadie viera nada, el joven recibió un balazo que le ingresó en la nunca y salió por la frente, con pérdida de masa encefálica.
Su novia, Marcia, escuchó un golpe y salió a ver qué había sucedido, cuando encontró al joven todo ensangrentado, arriba de su auto todavía acelerado que había chocado con el automóvil de ella, según contó a Perfil.com Antonela, una amiga de Matías, a quien sus amigos y familiares llaman Maty.
El dato fue corroborado por Luis, tío de ka víctima, en diálogo con TN, quien dijo que a su sobrino lo “masacraron” con dos tiros disparados desde unos “diez centímetros”. El hombre contó que Maty quedó con la cabeza “destruida” por los proyectiles y definió a Blanco como un “pibe que más bueno no podía ser”, para considerar luego que “los pibes espectaculares son los que se mueren y los delincuentes son los que quedan”, mientras que se quejó de que “nadie hace nada” para revertir la situación.
Según la misma policía que investiga el caso, no hay testigos que hayan visto lo que sucedió, pero se presume que se trató de un intento de robo. Además, la única cámara de seguridad que estaba en el lugar, no funcionaba, por lo que complica más a investigación, contó Antonela en diálogo con Perfil.com.
El muchacho fue trasladado al hospital de Alta Complejidad El Cruce de Florencio Varela, donde ingresó con muerte cerebral y traumatismo de cráneo grave a causa de una herida de arma de fuego. Allí murió ayer cerca de las 8.30 de la mañana.
“Lo que sabemos, toda la familia, es que le pegaron un tiro en la cabeza, lo masacraron a la altura del vidrio de la ventanilla (del conductor), y con otro tiro, a la altura de la luneta”, lamentó el tío de la víctima. Y agregó: “Desde diez centímetros, partieron los tiros que lo mataron. (Los asesinos) tienen que estar presos, pero todos sabemos que, si los agarran, salen a los tres días”.
Relató luego que el joven, alrededor de las 2 de la madrugada del sábado último, mandó un “mensajito” de texto desde su teléfono celular a su novia en el que había escrito “bajá que llego” porque la pasaba a buscar en su automóvil, un Volkswagen Gol, y estaba a “una cuadra”.
De inmediato, la joven escuchó el ruido de un fuerte “golpe” y salió a la calle, donde encontró al Volkswagen Gol de Blanco incrustado en la parte trasera de su automóvil, aún en aceleración, y a la víctima en el asiento del conductor con dos orificios de bala en la cabeza.El hecho es investigado por la comisaría novena de Quilmes, donde se instruyeron las primeras actuaciones por “homicidio”, con intervención la UFI 5 de la zona. Los investigadores, que no descartan ninguna hipótesis del hecho, presumen que el móvil fue el de robo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *