jueves , 18 de julio, 2019

Primera intervención a un hombre trans sin orden judicial

Ian Breppe se convirtió en el primer hombre trans a quien se le extirparon los ovarios y el útero (histerectomía) en un hospital público de la provincia de Buenos Aires, sin necesidad de diagnóstico médico ni orden judicial, según lo permite la nueva Ley de Identidad de Género.

La operación fue realizada sobre el final de 2012 e informada hoy mediante un comunicado por la cartera bonaerense de Salud, que dirige Alejandro Collia.

“El caso de Ian Breppe es una muestra más de la importancia que este ministerio y el gobierno de la Provincia dan a las políticas de igualdad y ampliación de derechos”, afirmó Collia, según el comunicado.

“Nuestro mayor objetivo consiste en que todas las personas accedan al sistema de salud, que no exista ningún motivo para no acudir al hospital. Y respetar la diversidad sexual y abordarla como un tema de salud es la mejor forma de lograrlo”, agregó el funcionario.

De 42 años y actualmente viviendo en Lanús, el camino no fue fácil para Ian, acostumbrado a batallar contra la discriminación, la violencia y la pobreza.

Discriminación. Según un informe de la Asociación de Lucha por la Identidad de Travestis y Transexuales (Alitt), citado por el comunicado, el 40 por ciento de las personas trans nunca ha asistido a un centro de salud y el 56 por cierto lo ha hecho en pocas oportunidades. Las razones más mencionadas son el miedo y la discriminación.

Pero la senda comenzó a allanarse cuando se enteró de la existencia del Consultorio Amigable en el hospital provincial Paroissien, de La Matanza, un espacio destinado a la población trans, donde comenzó a tratarse.

“El 40 por ciento de las personas trans nunca ha asistido a un centro de salud” El director del hospital, Alejandro Royo, explicó que el trabajo con el Consultorio Amigable, comenzó hace un año. “Es un espacio de asesoramiento y atención a la comunidad LGTBI que busca incluir en el sistema de salud público a muchas personas que, a veces por miedo a la discriminación, no se acercan al hospital”, definió.

Desde hace tres años Ian se realiza allí un tratamiento hormonal y actualmente espera por una cirugía para extirparse las mamas -el próximo paso en su proceso- que tendría lugar en los primeros meses de 2013 en el mismo hospital Paroissien.

Para Ian significará una notable mejora en su calidad de vida pues podrá, por ejemplo, practicar natación con short, un deporte que ama pero que hasta ahora no practica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *