viernes , 14 de diciembre, 2018

Policías y guardiacárcel a juicio por golpes sometimiento a una pareja

El fiscal del Distrito 3 Turno 7, Raúl Garzón, enjuició a tres policías, una guardiacárcel y una interna por maltrato a un matrimonio acusado de violar y matar a su bebé, pasando la noche en la excarcel de Encausados, de barrio Güemes, Luego se determinó que el bebé murió por causas naturales y que sus padres eran inocentes.

Gastón Gómez y Deolinda Romero ingresaron al Hospital Infantil la noche del 6 de agosto del 2007 luego de que su bebé se encontrara con dificultades para respirar. Horas después la criatura fallece.

Dos médicas que atienen al niño al ver algunas marcas en su cuerpo, se plantearon la hipótesis de violación del pequeño, por lo que dieron aviso a la Justicia. Minutos más tarde la división Homicidios detiene a la pareja y tras un breve interrogatorio se los traslada a la ex cárcel de Encausados.

Allí ambos, sin poder procesar el dolor por el fallecimiento de su hijo, sufrieron un verdadero calvario.

“A la mañana, los guardias me sacaron al patio y me ‘tiraron’ hacia donde me esperaban los otros presos, que tenían palos. Me molieron a golpes”, confesó Gastón quien daba fe de sus declaraciones a través de los moretones y marcas en su cuerpo y rostro.

Horas después la autopsia del niño demostró que el deceso fue por muerte natural y que las marcas que vieron las médicas no eran más que de paspaduras.

Los acusados deberán ir a juicio por diferentes hechos, el oficial Evaristo Walter Osvaldo Ligorria acusado de “vejaciones, severidades y lesiones leves calificadas”, las agentes Viviana Edith Tettamanti por “severidades, vejaciones y lesiones severas calificadas” y Marta Inés Valenzuela por “omisión de los deberes de funcionario público”, el guardiacárcel Nicolás Luis Nerio Luján por “severidades, apremios ilegales, coacción, lesiones leves calificadas” y una civil, Jésica Ordóñez por “severidades, vejaciones y lesiones leves calificadas”.

El matrimonio se mostró conforme y expresó que “Lo más importante es poder limpiar nuestros nombres”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *