sábado , 14 de diciembre, 2019

Piden investigar el supuesto suicidio de una presa en Bouwer

La familia de la joven cree que murió dentro de una celda de castigo y asegura que el cuerpo tenía signos de tortura.

La familia de una joven de 28 años que falleció en la cárcel de Bower denunció que su hija no se suicidó, como había informado el Servicio Penitenciario (SPC), y pidió que se investigue el hecho a la vez que aseguró que se trata de un caso de violencia institucional ya que murió dentro de una celda de castigo, en el pabellón para internos con dificultades conductuales.

Silvana Vanesa Castaño estaba detenida hace más de dos años y no había expresado intención alguna de quitarse la vida.

La mujer había sido condenada por matar a su ex esposo que la sometía a golpes y maltratos, e iba a recuperar su libertad en dos años.

Pese a que desde el propio Servicio Penitenciario informaron que se había suicidado ahorcándose con una remera, sus familiares apuntan a una muerte en circunstancias violentas, dentro de una celda de castigo donde se encontraba aislada.

Además, denunciaron que pese a que desde la prisión informaron que la joven murió alrededor de la 17 horas, la familia aseguró que recién se enteró de su fallecimiento a la noche de ese día.

En diálogo con Crónica Matinal, la hermana de Castaña contó: “Nos dijeron que se había ahorcado. Pero los datos que tenemos dan que la han matado, dentro de la cárcel. No dentro del núcleo donde ella estaba, sino dentro de una celda de castigo”.

Además, comentó que la reclusa había reportado una pelea con una compañera de pabellón que la había acusado por vender droga, pero o consideró que esa enemistad sea la causante de su muerte.

“Desde entonces empezaron a revisarla, a cualquier hora. Allí habló con mi mamá, porque la querían involucrar en algo raro”, afirmó.

En tanto, la madre de Castaña, Felisa Chavero, reforzó la hipótesis del homicidio: “Me dijeron que mi hija había tenido un accidente y que se había querido suicidar ahorcándose. ¿Con qué se va a ahorcar si no tiene nada en la pieza? Fue durante el día, no tiene ni las frazadas (…) Ella tiene marcas en el cuerpo, tiene moretones en los pómulos, tiene golpes en los hombros, le faltan uñas en los dedos de la mano. Para mí la han verdugueado”.

Ayer a la mañana, la mujer se presentó en Tribunales II junto a su abogado Carlos Morelli, y desde la fiscalía de Distrito 1 Turno 6, a cargo de José Bringas, se indicó que se estaba investigando un supuesto caso de suicidio.

Silvana Vanesa Castaño fue condenada el 1º de octubre del año pasado en un juicio abreviado a ocho años de prisión por el asesinato de su marido José Federico García (30). Fue hallada culpable de homicidio calificado en circunstancias de atenuación.

El domingo 24 de julio de 2011, Vanesa llamó por teléfono al 101 de la Policía y confesó haber matado a su pareja. Cuando llegó el primer móvil, los uniformados hallaron en el piso de la habitación de la casa de barrio Hipólito Yrigoyen el cadáver de García, con dos disparos en la nuca. Según la investigación del fiscal, el homicidio habría sido consecuencia directa de una violenta pelea que ambos mantuvieron en la habitación.

Según la sospecha de los investigadores, la chica era víctima de una golpiza y alcanzó a manotear el arma que habría sido de su esposo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *