lunes , 21 de octubre, 2019

Patota de uniforme y cortes de alambrado en Cuesta Blanca

Lamentablemente debemos informar nuevos hechos de abuso y violencia en Bº Comenchingones, de la localidad de Cuesta Blanca. Los vecinos que resisten al permanente asedio policial, se encontraron ayer con una novedad. Durante la tarde se hizo presente en los terrenos un conocido habitante de la localidad, de apellido Ortúzar, que opera como fuerza de choque del municipio. Esta persona ingresó a los terrenos de manera violenta, amparado por la policía, cortando alambres y pretendiendo desmantelar las construcciones que vienen realizando los vecinos.
A su vez, se identifica como operador inmobiliario, cuya función es la venta de posesiones de tierras de manera ilegal. Las inmobiliarias a las que este personaje representa venden a título personal terrenos que no le corresponden, ya sean fiscales o privados a los que se les ha perdido el rastro porque no tiene herederos, o porque pertenecen a sociedades anónimas creadas durante los años 50 y 60 y hoy se encuentran dadas de baja. Ante este escenario, la ilegalidad con que se manejan replica los modos feudales de administración de la tierra, pero con el asentimiento de un estado de derecho que facilita estas ilegalidades, y una fuerza policial a disposición.
En la zona de las sierras cordobesas, es de público conocimiento la famosa denominación de los “Barones de Punilla”, haciendo alusión justamente a este modo feudad e ilegítimo de gestión del territorio en beneficio de intereses privados. Ante la posible resistencia de las poblaciones, operan con fuerzas de choque, bajo el amparo policial.
Ayer, Ortúzar, que meses previos protagonizó las agresiones a vecinos de Cuesta Blanca incendiando las casas que estaban construyendo y amenazando violentamente a los que residían en esos terrenos, hoy nuevamente es centro de la escena en el Bº Comechingones, donde de manera imprevista llegó al lugar, en horas de la tarde, con otros colaboradores, ingresando de manera violenta al Lote nº 4 de la Manzana 40, ubicada en la Cuesta del Siriri, protegido por la policía (3 móviles CAP y 1 móvil de Infantería), para cortar el alambrado perimetral que delimita los terrenos de los habitantes que días atrás fueron cercados por la misma policía. La policía se niega a identificarse; luego de la insistencia de los vecinos, lograron obtener alguna información adicional: el Comisario León se encuentra a cargo del procedimiento, y se desplaza en el Móvil CAP Nº 6503.
Mientras tanto, la fiscalía de Carlos Paz (Fiscal Dr. Marchetti), sigue sin recibir a los pobladores de Bº Comechingones. El operativo continúa a cargo del cuestionado Comisario Mayor Godoy, cuyos modos han sido duramente cuestionados, sin embargo permanece en el cargo ratificado por la cúpula policial de la provincia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *