lunes , 19 de agosto, 2019

Otorgan carné de conducir a hombre que mató en una picada

Se trata de Sebastián Cabello, quien atropelló y mató en 1999 a una mujer y su hija.

La Sala III de la Cámara de Casación Penal dio el viernes por concluida la pena por la que se inhabilitaba al responsable de la “picada” que dejó dos víctimas fatales, Sebastián Cabello, para conducir todo tipo de vehículo por diez años.

La resolución se dio a conocer el 30 de agosto, justo el día en que se cumplieron 14 años de la tragedia en el que fallecieron Celia González Carman, de 38 años, y su hija Vanina Rosales, de tres años.

Sergio Rosales, viudo y padre de las víctimas de la “picada” mortal en el barrio porteño de Núñez, se quejó hoy de que “la Justicia sigue burlándose”, tras la decisión de la Cámara de Casación de permitirle volver a conducir al autor de la tragedia justo el día en el que se cumplió aniversario del choque.

Realmente me parece una burla de parte de la Justicia hacia mí y hacia la sociedad en general, que el día que se cumplen 14 años de la muerte de mi mujer y mi hija se conozca esta sentencia“, lamentó.

Asimismo, Rosales anticipó que va a recurrir a la Justicia para que se prorrogue la inhabilitación y señaló que van a presentar como un agravante contra Cabello que en 2010 evadió la resolución de los jueces y logró obtener un registro en el municipio de Malvinas Argentinas, aunque luego tuvo que devolverlo por la polémica que se suscitó.

Cabello fur inhabilitado para manejar por el término de diez años pero, según la familia de las víctimas, el plazo se vence en 2016 porque debe calcularse desde que la condena quedó firme, el 14 noviembre de 2006.

“No sé cuáles son los argumentos de la Justicia”, expresó Rosales sobre la decisión de la Cámara de Casación y consideró que con este fallo “parece que la Justicia sigue burlándose, más allá de no actuar se sigue burlando”.

Al respecto, consideró que “la Cámara tendría que haber tenido un poco más de sentido común y criterio y extenderle la inhabilitación de por vida“.

Cabello fue condenado en noviembre de 2003 a 12 años de prisión, acusado por homicidio simple con dolo eventual, porque la Justicia consideró que el victimario debió advertir que conducir a alta velocidad implicaba un alto riesgo.

Sin embargo, en 2005, la Cámara de Casación le redujo la pena a tres años, ya que cambió la carátula a homicidio culposo, por lo tanto entendió que Cabello no tuvo intención de matar.

Tras el cambio de carátula, el autor de la tragedia “recuperó la libertad, así que sólo estuvo 20 meses preso“.

El viudo y padre de las victimas advirtió que la intención de Cabello es tener su registro para conducir en Brasil, donde actualmente reside, y le reclamó a las autoridades de ese país que “no le permitan manejar porque quedó demostrado que no lo hace con responsabilidad”.

“(Cabello) Se creyó que se llevaba el mundo por delante y, de hecho, la Justicia terminó de hacérselo creer porque lamentablemente justicia para nosotros no hubo, para Celia y para Vani principalmente”, reprochó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *