sábado , 19 de octubre, 2019

Nube tóxica afecta el 13% del territorio chino y se extendió sobre Japón

Un mes después de las primeras alarmas, China sigue asfixiada por la contaminación. La nube tóxica no solo no se ha detenido, pese a las medidas decretadas por el gobierno, sino que se ha extendido por el país e incluso ha invadido a otros como Japón.

La mancha de contaminantes cubre ya el 13 % del territorio chino, lo que supone que afecta a 1,3 millones de kilómetros cuadrados en el este y el centro del territorio.

La combustión de carbón como fuente energética, de la que China consume casi la mitad de la producción mundial, y el aumento de los vehículos en circulación están detrás de un problema que ha alarmado incluso al primer ministro del país, Wen Jiabao, lo que constituye un elevado signo de preocupación ante una situación que hasta hace no mucho se había ocultado o ignorado.

«Deberíamos tomar medidas efectivas para acelerar la reestructuración industrial y avanzar en el ahorro de energía y de sustancias tóxicas», advirtió Jiabao en declaraciones recogidas por la agencia Dpa.

Medidas. La prohibición de actividades deportivas al aire libre, la restricción de la circulación, la obligatoriedad de utilizar máscaras, de cerrar ventanas o incluso la clausura de escuelas durante los episodios más virulentos de contaminación son algunas de las medidas que se han tomado.

La más eficaz, sin embargo, es el viento, que es lo que ha permitido, por ejemplo, librarse del smog a la capital, Pekín. Pero los vientos también son los que ha extendido la polución al sur y oeste de Japón y obligado a sus autoridades a decretar la alerta y a extremar las medidas de protección para los niños y adultos con problemas de respiración.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *