sábado , 19 de octubre, 2019

Municipio debe indemnizar por erróneo diagnóstico de la enfermedad de una menor

El Hospital Infantil incurrió en deficiente prestación de un servicio público al prescribir durante cuatro años que una niña padecía de fibrosis quística. Deberá pagar más de 27 mil pesos.

La Municipalidad de la ciudad de Córdoba fue condenada a pagar 27.550 pesos, más intereses, por los daños y perjuicios causados a una menor debido a la deficiente prestación de un servicio médico, en el Hospital Infantil.

Así lo dispuso la Cámara 4º de Apelaciones en lo Civil y Comercial, que consideró que el Estado era el responsable por el deficiente servicio, ya que médicos del Hospital Infantil le diagnosticaron erróneamente a una menor, durante cuatro años, una fibrosis quística que después se comprobó que no padecía.

Por mayoría, el tribunal hizo lugar al recurso de apelación promovido por los padres de la menor, en contra del fallo del Juzgado de 4º Nominación del mismo fuero, que había rechazado la demanda.

En su voto, la camarista Cristina González de la Vega esgrimió que el hospital extendió un “’Certificado de Discapacidad’, con diagnóstico de fibrosis quística, a la menor el 10 de junio de 2002, cuando cuatro años más tarde se certificó que la niña no padece dicha dolencia” a la vez que consideró que eso “vulnera y contraría la obligación de seguridad”.

En el mismo sentido, la vocal María Rosa Molina de Caminal, basándose en previsiones constitucionales y de tratados internacionales con igual jerarquía, argumentó que “el Estado es garante del derecho a la salud y debe abstenerse de concretar actos que resulten atentatorios” de dicho derecho. Como consecuencia, precisó que en el caso no se analizaba un supuesto de mala praxis médica seguida contra un profesional de la salud, sino de un caso de “falta de servicio”, que “consiste en el irregular cumplimiento, por parte de la demandada (municipio), de su función”.

Además, la camarista explicó que para eximirse de responsabilidad, el Municipio debía probar que los resultados de los tests, de los que se infirió que la menor padecía de fibrosis quística, obedecían “a la culpa de la víctima, de un tercero ajeno, a un caso fortuito o fuerza mayor”. Como el municipio no lo hizo, se le atribuyeron “las consecuencias de su inexactitud” y, por ende, resultó “responsable de los daños padecidos por tal motivo”. En ese sentido, recordó que “no se ha mencionado ni demostrado lo contrario, sino que se reconoció expresamente que la niña fue sometida a pruebas del sudor, y allí se indicó que tuvo seis (resultados) positivos”, razón por la cual “es siempre la deficiencia del servicio (municipal) prestado la causa del daño padecido”.

Por otra parte, a los padres se les reconoció 8.000 pesos a cada uno en concepto de daño moral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *