lunes , 10 de diciembre, 2018

Mujica pararía el fútbol por la violencia

Dijo que no se puede seguir “consolidando la estupidez humana”. Ordenó que la Policía no preste más vigilancia en los partidos que se desarrollen en el estadio Centenario y en el Gran Parque Central.

El presidente de Uruguay, José Pepe Mujica, advirtió ayer que analiza parar el fútbol por la violencia en los estadios de su país, agravada tras los incidentes en el partido de Nacional ante Newells de Rosario del último miércoles, por la Copa Libertadores de América.

Los uruguayos no podemos seguir en esa irracionalidad, consolidando la estupidez humana, debemos reaccionar urgente“, afirmó el mandatario a la prensa y calificó una decisión así como “una causa nacional”.

Por este motivo, el mandatario se reunirá con el presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol y con los presidentes de Nacional y Peñarol “para analizar las medidas a tomar”.

Estoy dispuesto a parar el fútbol si es necesario hasta que se tomen medidas. Para empezar cortamos la protección policial en el Parque Central y en el Centenario”, advirtió Mujica a la vez que opinó que los dos clubes “grandes son los primeros que deben reaccionar” porque “son el 90% del país”.

“Yo me eduqué en un país muy diferente. Me acuerdo todavía cuando mi padre me llevaba al Centenario a disfrutar el espectáculo que ofrecían grandes futbolistas. Entonces íbamos las hinchadas entreveradas y podíamos convivir sin problemas”, recordó.

Ahora hay que separarlos como si fueran fieras. ¿Qué clase de cultura estamos construyendo?“, lamentó el presidente.

El jueves, el viceministro de Interior, Jorge Vázquez, anunció que Mujica ordenó que la Policía ya no preste vigilancia en los partidos que se desarrollen en el estadio Centenario y en el Gran Parque Central, a raíz de los reiterados disturbios provocados por hinchas de Nacional y Peñarol, en los que son agredidos efectivos policiales.

Asimismo, no se podrá jugar ningún partido de fútbol en esos estadios, ya sea del campeonato local o internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *