domingo , 22 de septiembre, 2019

México: acusaron a un sacerdote de abusar de al menos 45 niños indígenas

El sacerdote Gerardo Silvestre Hernández fue acusado en diversas oportunidades desde junio de 2009, cuando las denuncias fueron presentadas por autoridades municipales y feligreses e incluso ante el arzobispo José Luis Chávez Botello por siete curas oaxaqueños, que después notificaron del asunto al Vaticano (donde, a pesar de todo, lo declararon inocente), según relata el diario mexicano La Vanguardia.

La conmoción en México continuó cuando el arzobispo permitió que el cura siguiera ocupando su cargo, además de castigar y remover a quienes se hicieran eco de las denuncias.

Pero todo cambió desde el momento en que se realizó la última denuncia por parte de un padre, que acusa al cura de haber abusado de su hijo en 2006, año en que había sido enviado como acólito a la parroquia donde oficiaba Silvestre. En la denuncia también se aclara que el joven, tras ese suceso, intentó suicidarse en al menos dos ocasiones.

En las denuncias hay un factor que se repite, que es lograr la confianza de los jóvenes, emborracharlos y recién en ese momento cometer el abuso, como lo muestran los diferentes testimonios reunidos por los arzobispos que luego fueron separados.

El 17 de febrero de 2011, la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe exculpó desde Ciudad del Vaticano a Gerardo Silvestre (“no pesa denuncia verosímil” en su contra) y al arzobispo Chávez Botello.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *