sábado , 20 de julio, 2019

Madre y padrastro detenidos por muerte del niño en San Juan

Ariel Tapia era intensamente buscado desde el sábado. Su cuerpo fue encontrado dentro de una vieja heladera, a 60 metros de su casa. Su madre y la pareja de ésta fueron detenidos.

El pequeño de 12 años que permanecía desaparecido desde el sábado pasado en la localidad de Santa Lucía fue hallado sin vida dentro de una vieja heladera, a sólo 60 metros de su casa, y los investigadores ordenaron detener a su madre y a la pareja de ésta, mientras avanza la causa judicial.

El cuerpo del nene -llamado Ariel Tapia- apareció en estado de putrefacción y semidesnudo, dentro de la heladera ubicada en un predio con escombros y chatarra, según señalaron los investigadores.

El macabro hallazgo ocurrió a las 19:30 de ayer y en el acto fue considerado un crimen, por lo cual la jueza en lo Correccional Mónica Lucero, quien llevaba adelante la causa hasta ese momento, resolvió pasarla al juez de Instrucción Benito Ortiz, según dijeron fuentes de la investigación citadas por el Diario de Cuyo de esta ciudad.

El magistrado que quedó a cargo de la causa ordenó enseguida apresar a la mamá del niño, Alejandra Silva, de 35 años, a su pareja, Franco Sifuentes, de 22, a un hermano mayor del niño y a un vecino, hasta definir si tienen o no alguna vinculación con el homicidio, indicaron las fuentes.

El juez a cargo de la investigación, Benito Ortiz dijo a Cadena 3 que “el joven fue encontrado dentro de una heladera vieja en posición fetal”.

“Por el estado de putrefacción puede llevar más de tres días muerto”, detalló el juez.

Hasta la hora del hallazgo, los policías habían intentado en vano dar con Ariel en sucesivos allanamientos realizados en la casa de un vecino de la familia de la víctima, en la Villa Angelita, en la Villa San Pablo y el barrio Roque Sáenz Peña, todos en Santa Lucía.

Finalmente, los policías de la seccional 29na al mando del comisario Jorge Cataldo, llegaron hasta el predio donde está la heladera.

En esa sede policial aseguraron que arribaron con el propósito de rastrillar, aunque otras versiones policiales indican que hubo un llamado anónimo alertándolos sobre la presencia del cuerpo.

Cuando la novedad del hallazgo trascendió, los familiares directos del chico y vecinos se agolparon con intenciones de ingresar a ese predio, ubicado en las calles Derqui y Buenos Aires, pegado a la denominada Villa Angelita.

Allí se produjeron los primeros disturbios, con piedras arrojadas a los uniformados, porque les impidieron el paso para preservar la escena del crimen.

En tanto, el médico forense será quien establecerá cómo fue la mecánica de la muerte del chico, aunque los pesquisas sospechan que pudo ser estrangulado o asfixiado porque, a simple vista, no se le notaban lesiones externas.

La autopsia permitirá también saber si el chico fue víctima o no de un ataque sexual previo al crimen, una hipótesis que no era descartada por los investigadores.

“Estamos totalmente conmovidos. Realmente todo el Gobierno está conmovido”, dijo el ministro de Gobierno de la provincia, Adrián Cuevas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *