sábado , 7 de diciembre, 2019

Red Bus deberá pagar 1 millón de pesos de multa al municipio

La Municipalidad dijo que Red Bus acumula un millón de pesos en multas por incumplir el servicio. El principal problema es la dificultad para realizar recargas.
Lo que los usuarios padecen a diario en el intento de conseguir y cargar tarjetas para viajar en ómnibus se ve reflejado en las notificaciones que todos los días la empresa concesionaria Siemens recibe por parte de la Municipalidad de Córdoba.
Por la falta de cumplimiento de distintos puntos del contrato –como asegurar crédito suficiente en las bocas de expendio y mantenerlas abiertas durante los fines de semana– las multas ya acumulan un millón de pesos, según afirmó ayer el secretario de Transporte de la Municipalidad, Juan Pablo Díaz Cardeilhac.
“Hay un millón de pesos en sanciones, porque venimos notificando por bocas sin crédito, por falta de funcionamiento de las bocas y un montón de otros defectos. Todos los días firmo alguna notificación de sanción”, reconoció el funcionario.
Desde la empresa admitieron, en tanto, que no se trata de “multas cerradas”. “Sí, recibimos comunicados diarios porque, por ejemplo, van a visitar una boca en un barrio y está cerrada. Las multan llegan y la empresa tiene un tiempo para hacer un descargo, contrastando y corroborando la información, y luego se hace efectivo el pago o no, tras la verificación”, explicaron.
Bocas cerradas es el principal motivo de queja de los usuarios y de notificaciones a la empresa encargada del sistema, bajo el nombre de Red Bus. Los vecinos protestan porque en el Centro, después de las 18, la mayoría de las bocas de expendio se queda sin crédito y los fines de semana es imposible realizar la recarga allí. Y ni hablar de lo que ocurre en los barrios.
Para ellos, el cospel perdió vigencia demasiado pronto, el 19 de febrero pasado. Las fichitas doradas habían dejado de venderse en noviembre, pero se extendió su vida unos meses más tras el reclamo de los usuarios por las fallas en el sistema de compra y recarga de tarjetas, que aún persisten.
Dónde cargar. Según se indicó en diciembre, a través de la firma de un acuerdo y con la decisión de que el cospel dejara de existir, hoy, 7 de marzo, deberían estar instaladas en la ciudad las prometidas 1.500 bocas para la carga de tarjetas para el transporte urbano de pasajeros.
Pero el número se estancó en 850 y no tiene planes de avanzar. Si bien está cubierta gran parte de la ciudad, los lugares de recarga siguen siendo insuficientes, sobre todo en los barrios de la periferia.
Sin embargo, la renegociación entre el municipio y la empresa concesionaria establece que en lugar de seguir avanzando en puntos de recarga es mejor mejorar el funcionamiento de los actuales.
“Dentro del proceso de renegociación, lo primero que acordamos fue la suspensión de los plazos, porque aunque pongan dos mil bocas vamos a tener los mismos problemas de falta de crédito, de horarios, de cupos para la venta, etcétera”, explicó Díaz Cardeilhac.
En ese sentido, indicó que se está haciendo hincapié en que si los quioscos fallan, que por lo menos los usuarios tengan dónde cargar sus plásticos, incluidos los días feriados en hipermercados o shoppings .
El último fin de semana largo este diario hizo un recorrido por algunas de esas bocas y si bien la mayoría no tenía problemas de saldo, sí se mencionó la falta de tarjetas y de papel 
para imprimir el importe acreditado.
Próximas medidas. Además, la Municipalidad espera implementar en los próximos días “expendedoras automáticas” –máquinas que funcionarían las 24 horas del día sin ser atendidas por gente, “como un cajero automático”, dijo el funcionario– y tarjetas descartables para los viajeros eventuales, como en el caso de turistas –si tienen que pagar la tarjeta que vale 5 pesos más los 3,20 del viaje, hasta puede ser conveniente un taxi, dicen.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *