miércoles , 11 de diciembre, 2019

La tasa de mortalidad adolescente bajó en la última década en las Américas

La tasa de mortalidad adolescente bajó en la última década en la región de las Américas, reveló un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicado hoy, que destacó además que las dos principales causas de muerte en ese grupo etario son la violencia interpersonal y los accidentes de tránsito.

El informe sobre salud para los adolescentes del mundo (“Health for the world`s adolescents”) indicó que la tasa de mortalidad adolescente para las Américas, que era de 81,9 por 100.000 en el año 2000, bajó a 77,5 por 100.000 para el 2012, y que sólo Europa(57,4) y el Pacífico Occidental (43,6) presentan tasas más bajas.

Así, esta región ocupa el cuarto lugar entre las seis regiones de la OMS en términos de mortalidad adolescente, debajo del promedio global (110,7) y después de África (282,5), el Mediterráneo Oriental (118,3) y Asia Sudoriental (102,3).

Las principales causas de muerte cambiaron poco entre 2000 y 2012: la violencia interpersonal, las heridas por siniestros viales, los suicidios, el ahogamiento y la infección de las vías respiratorias bajas se ubicaron en los cinco primeros lugares para la región.

En tanto, la depresión está entre las tres primeras causas de enfermedad y discapacidad en todas las regiones, menos en África.

El informe señaló que la tasa de mortalidad de varones es considerablemente más alta que la de las mujeres, y mientras la violencia interpersonal es la principal causa de mortalidad entre los chicos (37,21 por 100.000), entre las chicas los motivos son las heridas por accidentes de tránsito (5,84).

Matilde Maddaleno, asesora regional de Salud del Adolescente de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que contribuyó al informe mundial, consideró que la salud sexual y reproductiva es un punto a tener en cuenta en las Américas, especialmente en la planificación de los embarazos.

Para la elaboración del informe se examinaron las políticas sanitarias de 109 países y se realizaron entrevistas a adolescentes de entre 10 y 19 años de todo el mundo.

El documento también reúne, por primera vez, el conjunto de orientaciones brindadas por la OMS sobre las cuestiones de salud que afectan a ese grupo, entre las que figuran el tabaco, el consumo de alcohol y drogas, el VIH, los traumatismos, la salud mental, sexual y reproductiva, la nutrición y la violencia.

A nivel mundial, se estima que en 2012 fallecieron 1,3 millones de adolescentes, mientras que las tres principales causas de muerte son los traumatismos causados por el tránsito, el VIH/sida y el suicidio.

Con respecto a los traumatismos causados por el tránsito, los varones se ven afectados de manera desproporcionada y su tasa de mortalidad es más de tres veces superior a la de las mujeres.

En tanto, la depresión es la primera causa de enfermedad y discapacidad en este grupo etario en el mundo, mientras que el suicidio ocupa el tercer lugar entre las causas de mortalidad.

Según varios estudios, una de cada dos personas que desarrolla trastornos mentales presenta los primeros síntomas a los 14 años, por lo que si los adolescentes con problemas de salud mental reciben la atención que precisan, se pueden evitar muertes.

Además, desde el año 2000 el número de adolescentes fallecidas por complicaciones sufridas durante el embarazo o el parto disminuyó considerablemente, sobre todo en aquellas regiones que presentan las tasas de mortalidad materna más elevadas (Asia Sudoriental, Mediterráneo Oriental y África).

Pese a estas mejoras, la mortalidad materna sigue siendo la segunda causa de muerte entre las adolescentes de 15 a 19 años de edad en el mundo, sólo superada por el suicidio.

Otras de las principales causas de muerte son la diarrea, la meningitis y las infecciones de las vías respiratorias inferiores, que representan la segunda y la cuarta causa de muerte entre los adolescentes de 10 a 14 años de edad y son responsables del 18 por ciento de todas las defunciones en este grupo etario.

“Esperamos que este informe contribuya a centrar la atención de las altas instancias en las necesidades de salud de los adolescentes, que es insuficiente en todo el mundo”, afirmó Flavia Bustreo, subdirectora general de la OMS para la Salud de la Familia, la Mujer y el Niño.

 

(Fuente: Télam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *