sábado , 14 de diciembre, 2019

La provincia de Buenos Aires intervino la fundación de Grassi por irregularidades en las donaciones

Daniel Scioli dispuso la intervención de la Fundación “Felices los Niños”, y a través de personas jurídicas decidió que se trabaje coordinadamente con el director de Hogares de la Fundación, Juan Manuel Casolati, para darle continuidad al apoyo a esa entidad.

Además, el Ministerio de Justicia realizará una “profunda investigación en la Unidad Penal 41 de Campana”, donde se encuentra detenido el cura por abuso sexual en perjuicio de un menor de edad, para determinar las responsabilidades en la denuncia por el desvío de las donaciones a esa cárcel.

En este marco, el secretario de Niñez y Adolescencia, Pablo Navarro; la titular del Servicio Penitenciario, Florencia Piermarini y el subsecretario de Justicia, César Albarracín estuvieron esta tarde en la sede de la fundación, en la localidad bonaerense de Hurlingham, para entrevistarse con los chicos y las autoridades de ese lugar.

Navarro explicó que si bien la Fundación Felices los Niños “no tiene convenio con la provincia de Buenos Aires” desde diciembre pasado trabajaba “un equipo interdisciplinario con (el director de Hogares, Juan Manuel) Casolati con el objetivo de que los chicos estuvieran mejor”.

La provincia de Buenos Aires “financia alrededor de 200 hogares convivenciales”, dijo el funcionario bonaerense, aunque reiteró que como con la Fundación no había convenio “los chicos que estaban ahí fueron reubicados y en diciembre se notificó a los jueces” de esa situación.

Sin embargo, Navarro aseguró que tras la decisión de intervenir la Fundación, “buscaremos la forma de acompañar a los niños con las firmas de convenios que posibiliten que siga funcionando”.

“No sabemos aún quién va a ser el interventor. El área de Personas Jurídicas está trabajando en ese tema. Nosotros articularemos para hacer algo positivo para todos”, añadió Navarro.

Según la información suministrada, la gobernación decidió tras la intervención que se trabaje coordinadamente con el director de Hogares de la Fundación, Juan Manuel Casolati, para darle continuidad al apoyo a esa entidad.

Por su parte, Casolati, quien se encuentra al frente de la Fundación desde seis meses, dijo que “nunca entendió bien por qué Grassi me convocó. Creo que fue porque yo tengo una fundación a cinco cuadras y él sabía cómo yo trabajaba con los chicos”.

“Yo vine con las mejores intenciones y poco a poco me fui dando cuenta de las irregularidades”, dijo Casolati, en la puerta del predio donde funcionan las escuelas, el jardín de infantes, y el hogar, que alberga a unos 60 chicos.

Casolati se mostró irritado al hablar del cura, de quien dijo “haber usado a la Fundación para delinquir. Eso es terrible y amoral. Usó a los chicos”, precisó.

El actual director de la Fundación, que hizo la denuncia ante la Fiscalía General de Morón por “averiguación de ilícito” el viernes pasado, dijo no tener “ningún interés personal de estar a cargo” y aseguró: “No quiero que cambiemos a un manipulador y a un psicópata por un funcionario que venga a hacer sus negocios. Yo voy a estar viendo que las cosas se hagan bien. Tengo un compromiso con los chicos”.

En tanto, Nora Schulman, presidenta del Comité Argentino de Seguimiento, Aplicación de la Convención Internacional de Derechos del Niño (CASACIDN), que llevó adelante una de las denuncias contra el cura, dijo a Télam que “el hogar de la Fundación Felices los Niños fue denunciado por el mismo Estado nacional y provincial en diciembre de 2013 y no debería estar funcionando porque no está autorizado por ley”.

“El hogar no tiene aval legal para funcionar”, denunció y recordó que “la legislación de niñez en el país respeta los tratados internacionales en materia de Derechos Humanos y este tipo de instituciones no están contempladas en la ley”.

La intervención a la Fundación de Grassi, condenado en 2013 a 15 años de prisión por abuso sexual en perjuicio de un menor que estaba a su cargo, se resolvió luego de un allanamiento que se hizo a la casa del sacerdote por el presunto desvío de donaciones realizadas a esa entidad.

Según un informe periodístico, las donaciones eran desviadas de la Fundación a la Unidad Penitenciaria 41 de Campana.

La titular del Servicio Penitenciario, Florencia Piermarini, dijo que se inició una “exhaustiva” investigación y aseguró que “se tomarán las decisiones que se tengan que tomar”.

Piermarini sostuvo que también se determinará “si Grassi tenía algún tipo de privilegio” y aclaró que la unidad en la que se encuentra alojado es de máxima seguridad.

(Fuente: Télam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *