martes , 19 de noviembre, 2019

La maestra maltratadora escapó de su casa llorando

La maestra del Jardín Tribilín, Yanina Gogonza, acusada de maltrato infantil, escapó de su casa en el auto de su padre llorando y sin hacer declaraciones a la prensa.

Se trata de una de las mujeres que trabajaba en el Jardín de San Isidro y que fue denunciada por los padres de los niños que asistían a esa institución, luego de haber registrado mediante un Ipad, los maltrataos que perpetraban contra los niños.

En esa escena, antes de la que mujer se subiera al auto, su padre declaró a la prensa que “soy el padre, pero ella es mayor de edad”.

Por otro lado, y en diálogo con C5N, Diego Hernayes, papá de la niñita que asistía al jardín maternal y quien decidió realizar la grabación, dijo hoy que desde que su hija no va a esa institución “se la ve muy bien, pero todavía tiene pesadillas por las noches”.

Además, señaló que en esa institución infantil “además de Yanina Gogonza trabajaba su hermana, y su madre era la cocinera”. En este sentido, recordó que “en la grabación se escuchan las voces de tres maestras y la cuarta voz es de la mamá de Yanina”.

A partir de ese audio, Hernayes realizó una denuncia contra ese establecimiento e intervino la fiscalía de San Isidro, que inició una investigación por “amenazas y lesiones”.

El hombre explicó que decidió hacer la grabación “poniendo un Ipad con audio por comentarios que me hizo una persona que trabajaba en el jardín”. Además, aseguró que “no tenía sospechas de que pasaba eso”, en referencia a las situaciones de maltrato (Ver nota: Denuncian a un Jardín en San Isidro por maltratos).

Por su parte, la directora general de Cultura y Educación bonaerense, Nora de Lucía, se refirió al tema y remarcó: “Es fundamental que la justicia investigue y dé un fallo ejemplar contra esta gente inescrupulosa que hizo esto”.

“Es muy duro escuchar estas grabaciones de los chiquitos, por eso hay que caer con todo el peso de la ley con una medida ejemplar”, agregó De Lucía en diálogo con radio Continental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *