miércoles , 21 de agosto, 2019

Juzgarán a mujer por extorsionar a su empleada doméstica

Se trata de Teresa Nourikhan, quien está detenida e imputada. La fiscalía imputó a una mujer por “extorsión” y “privación ilegítima de la libertad” contra una ciudadana peruana. Según víctima la sometió a humillaciones y la obligó a firmar la renuncia.

Teresa Beatriz Nourikhan, vecina del barrio privado La Reserva, fue detenida e imputada por los delitos de “extorsión” y “privación ilegítima de la libertad calificada” tras haber sido denunciada por forzar a su empleada doméstica a firmar una carta documento de renuncia laboral.

La imputada cumple la detención de manera domiciliaria, haciendo uso del beneficio previsto por ley que se otorga a personas que tienen a cargo hijos menores de 5 años.

Según relata el abogado querellante de la empleada, Gustavo Núñez, el hecho ocurrió el 1 de noviembre de 2012.

Según la joven peruana, ese día trabajaba en la casa de Nourikhan, fue despertada de la siesta acusada de haber sustraído 300 pesos de la habitación de una de las hijas de la empleadora.

Ante esta situación, la mujer habría obligado a la empleada a desnudarse completamente para ser requisada, incluso al frente de los hijos de la empleadora. “La hizo desvestirse completamente delante de los hijos y no encuentra los 300 pesos”, contó Núñez.

Al respecto, Nélida Sosa, secretaria general del Sindicato del Personal de Casas de Familia de Córdoba (Sinpecaf), contó que la trabajadora “pasó un muy mal momento, tenía mucho miedo, se volvió un tiempo a Perú, estaba muy mal”, comentó Núñez. Además, habría recibido insultos como “muerta de hambre” y “negra de mierda”, aseguró .

Seguidamente, el letrado dijo que “tras tres horas de terror”, se encontró el dinero en el cajón de la hija de la señora.

Sin embargo, la dueña de casa subió a la empleada a su auto particular y fue trasladada hasta el Correo Argentino de Avenida Rafael Núñez para que escribiera el telegrama de renuncia, lo que está registrado en las cámaras del correo. Allí, la obligó a que envíe una carta documento bajo la amenaza de que, si no lo hacía, no le iba a devolver el pasaporte de su país.

Luego, fue llevada hacia Barrio Alberdi, fue dejada en la puerta de su casa y le tiraron los bolsos a la vereda.

Estas circunstancias fueron presenciadas por vecinos de la damnificada, que se constituyeron como testigos de la causa. La trabajadora se allegó al Sinpecaf para buscar asesoría y allí le asignaron un abogado.

El fiscal decidió acusar de “extorsión” y “privación ilegítima de la libertad calificada” a la imputada.

La extorsión de documentos la ejecuta quien con intimidación o violencia obliga a otro a suscribir documentos de obligación o de crédito, y tiene una pena de cinco a 10 años. En tanto, la privación ilegítima de libertad agravada por violencia lleva una pena de dos a seis años de prisión. Los delitos no son excarcelables.

“La gente debe entender que estamos viviendo en el Siglo XXI y que la época de la esclavitud ya pasó. Actitudes de estas son propias de gente intolerante y xenófaba. Tuvo esta actitud con una personas vulnerable, de otro país, que no tiene muchas relaciones en la Argentina”, valoró Núñez.

La investigación la lleva la Fiscalía de Distrito III Turno 6, a cargo de Carlos Matheu, quien le tomaría indagación a Nourikhan mañana. Luego de la indagación, el fiscal decidirá si dicta la prisión preventiva en el término de 10 días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *