miércoles , 21 de agosto, 2019

Filipinas se declaró el estado de “calamidad” tras el paso del tifón

Rondarían los 10.000 las personas fallecidas y 2.000 los desaparecidos. No hay argentinos entre las víctimas fatales. El Papa Francisco donó 150 mil dólares.

El presidente de Filipinas, Benigno Aquino, declaró hoy el “estado de calamidad” en todo el país a raíz de la devastación causada por el tifón Haiyan que azotó el archipiélago filipino el pasado viernes.

Con esta declaración, el Gobierno filipino podrá imponer precios máximos a los artículos de primera necesidad y controlar los artículos para evitar la especulación y el acaparamiento de bienes, como medicamento o productos derivados del petróleo; la creación de fondos especiales destinados a la reparación de las infraestructuras y servicios públicos y la concesión de préstamos sin intereses a los sectores más afectados.

El mandatario hizo estas declaraciones al visitar la ciudad de Tacloban, la zona más afectada por Haiyan.

Pese a que extraoficialmente se habla de unos 10.000 muertos y 2.000 desaparecidos, el Consejo para la Gestión y Reducción de Desastres, informó en su último recuento que los muertos por el tifón en todo el país suman 255, con 71 heridos y 38 desaparecidos, y asciende el número de afectados en casi 9,7 millones de personas y 615.000 desplazados, de los cuales 433.000 se encuentran alojados en los 1.444 centros de evacuación.

La falta de víveres de primera necesidad ha hecho que la situación en la población sea insostenible, mientras que miles de personas esperan por un asiento en los helicópteros militares para abandonar la ciudad.

Además, la gente desesperada saquea los supermercados y hasta atacó un convoy de la Cruz Roja con un cargamento de ayuda.

En tanto, afectivos de la Policía Nacional de Filipinas y el Ejército han sido enviados a la zona para asegurar la paz y el orden en la región.

En tanto, el jefe de la Sección Consular de la embajada argentina en Filipinas, Hernando Díaz Lliteras, que los argentinos que se encuentran en ese país “están bien” tras el paso del tifón Yolanda y que “no se registró ningún pedido de búsqueda de persona” por parte de familiares.

“Gracias a Dios estamos todos bien y estamos tranquilos porque no se han reportado búsqueda de personas. Estamos en contacto con muchos de los residentes y ninguno ha sido afectado. Tampoco hay familiares que estén tratando de ubicar a algún compatriota”, dijo Díaz Lliteras.

Por otra parte, el delegado de Filipinas ante la Conferencia sobre Clima de la ONU, en Varsovia, pidió “parar esta locura” en un discurso muy emotivo.

“Paren esta locura”, dijo Yeb Sano, que luchó por contener las lágrimas mientras hablaba de las consecuencias del tifón en su país a la vez que se declaró en huelga de hambre “hasta que la conferencia llegue a un acuerdo significativo”.

“Mi país se niega a aceptar que hagan falta 30 ó 40 conferencias sobre clima para solucionar el problema del cambio climático”, aseguró.

“Nos negamos a aceptar que nuestra vida transcurra en un huir de las tormentas monzónicas, poner a recaudo a nuestras familias, sufrir destrucción y necesidad y tener que contar a nuestros muertos”, remarcó.

Asimismo, el Papa Francisco decidió brindar una “primera contribución” de 150.000 dólares de ayuda a la población filipina.

“Esa suma se distribuirá a través de la Iglesia local en las regiones más afectadas por la catástrofe”, indicó el Vaticano.

Haiyan, que hoy golpeó el territorio vietnamita tras perder intensidad a su paso por el Mar del Sur de China, se adentra debilitado como tormenta tropical en las provincias del sur de China.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *