viernes , 22 de noviembre, 2019

Fijan un protocolo para determinar el alcance de disfonías de riesgo laboral

La Superintendencia de Riesgos del Trabajo aprobó las consideraciones uniformes que deberán tener las aseguradoras a la hora de evaluar y disponer tratamiento a los damnificados, generalmente docentes, telefonistas, actores y quienes usan su voz como instrumento fundamental.

La Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) aprobó el Protocolo sobre Disfonías, que establece criterios uniformes para que sean utilizados en la resolución de los expedientes relativos a dicha patalogía por parte de quienes intervienen en el sistema de riesgos del trabajo. Se trata de la resolución 389/2013, que entró en vigencia el viernes pasado.

En el texto de la nueva norma se recuerda que por decreto 658 de 1996 se aprobó el Listado de Enfermedades Profesionales, que incluyó las disfonías y nódulos de las cuerdas vocales derivados de la sobrecarga del uso de la voz. Desde su inclusión, la SRT viene advirtiendo la falta de un criterio homogéneo para la tramitación de los expedientes por disfonías en las distintas comisiones médicas jurisdiccionales.

“En consecuencia, la Comisión Médica Central consideró necesario elaborar un Protocolo sobre Disfonías, a los efectos de establecer criterios uniformes para que sean utilizados en la resolución de los expedientes relativos a dicha patología”, sostuvo la entidad que dirige Juan González Gaviola.

El protocolo establece que, determinada la relación causal laboral de la patología, la aseguradora de riesgo del trabajo procederá en el tiempo máximo de cinco días a realizar como mínimo una laringoscopía indirecta y a evaluar al damnificado por un equipo interdisciplinario formado, como mínimo, por un especialista en otorrinolaringología y fonoaudióloga entrenada en foniatría.

El equipo interdisciplinario establecerá por escrito en la historia clínica del paciente un plan de terapia que incluirá objetivos, técnicas seleccionadas, número y frecuencia de sesiones, tiempo estimado de tratamiento, reevaluaciones de control y pronóstico.

“El reposo de la voz es parte integrante del tratamiento. La terapia siempre será individual. Se entiende que para una disfonía leve, el mínimo de sesiones será de ocho, con una duración de treinta minutos cada sesión y con una frecuencia de dos sesiones semanales. Cuando, cumplido el tiempo de tratamiento, no se han alcanzado los objetivos terapéuticos, el equipo interdisciplinario deberá reformular el plan, lo que deberá efectuarse por escrito en la historia clínica del paciente”, dice el protocolo.

Quiénes son

Uno de los capítulos del protocolo puntualiza sobre los criterios de exposición al riesgo orientado a docentes con actividad frente al curso con una cantidad de horas igual o mayor de 18 horas cátedra o 13,5 horas reloj por semana. Esto incluye tanto a docentes que se desempeñen en diferentes establecimientos públicos, privados o mixtos, como también a preceptores. Otras profesiones contempladas en el Listado de Enfermedades Profesionales vinculadas con esta patología son los actores profesionales, cantantes y otros trabajadores de las artes o espectáculos, como así también a los telefonistas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *