viernes , 23 de agosto, 2019

Fel Fort no cerró por duelo

La fábrica de chocolates abrió pese a al entierro de Ricardo.

La fábrica de chocolates Fel Fort no cerró hoy sus puertas por duelo pese a que este mediodía se llevó a cabo el entierro de uno de sus accionistas, Ricardo Fort, quien falleció ayer tras sufrir un paro cardiorrespiratorio asociado a una hemorragia digestiva masiva.

El empresario de 45 años, murió ayer en el Sanatorio de La Trinidad fue velado durante 24 horas aunque se permitió el ingreso a sólo nueves personas de las cuales sólo fueron la madre y dos custodios durante diez minutos. Pese a que afuera de la sala velatoria se concentraron los fans del artista para despedirlo, el cuerpo estuvo solo durante toda la ceremonia.

En tanto, este mediodía los restos de Fort fueron enterrados en un cementerio privado de Pilar junto al féretro de su padre, contrariamente al deseo expresado por el mediático, quien públicamente había anticipado que quería ser cremado.

La falta de respeto de la familia por la voluntad de Fort fue acompañada por la decisión de abrir hoy las puertas de la empresa. Además, uno de sus hermanos y su cuñada se hicieron presentes en la fábrica.

En diálogo con el noticiero de Canal 9, la madre de Ricardo, Marta Fort, explicó que “la gente trabaja como un día especial en la fábrica. Yo pienso que los empleados de la fábrica le tenían simpatía. Nunca hablé con los empleados de la fábrica sobre mis hijos, los veo que les gusta trabajar en la fábrica y producir lo que están produciendo”.

“Los hermanos siempre le han dejado gran cantidad de dinero y no entendían lo que él hacía con la plata, a quién se la distribuía. Tenía autos último modelo, paseó por el mundo, hacía lo que quería con su plata. Recibía mucha plata de la empresa para él. Era lo que le correspondía”, afirmó Marta.

“Él nunca se supo comportar como empresario, siempre se comportaba como un artista. Los hermanos no entendían por qué no cuidaba ese dinero”, aseguró a la vez que destacó que si bien su hijo creó unas barritas de cereales para la empresa, eso no marcó una diferencia ni hizo que crecieran: “No tenía nada que ver una cosa con la otra. La gente acepta el producto”.

Por último, Marta dijo que sus nietos, Marta y Felipe, quedarán bajo el cuidado de “las personas que corresponden manejarlos legalmente”, en referencia a Gustavo Martínez y Marisa (la niñera) que “los tratan a ellos desde hace años como si fueran sus hijos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *