viernes , 19 de julio, 2019

Estuvo clínicamente muerta 42 minutos y lograron resucitarla

Vanessa Tanasio, 41 años, madre de dos hijos, fue trasladada al Monash Medical Centre de Melbourne la semana pasada tras sufrir un ataque al corazón y con una de sus arterias completamente bloqueadas. La mujer había sufrido un paro cardíaco por el que fue declarada clínicamente muerta poco después de su llegada.
La expresión clínicamente muerto es un término médico que se aplica a una persona que dejó de respirar y que su sangre ya no circula.
Sin embargo, los médicos no se dieron por vencidos y usaron un dispositivo de compresión llamado Lucas 2, el único de este tipo que hay en Australia, para mantener el flujo de sangre hacia su cerebro, mientras el cardiólogo Wally Ahmar abrió la arteria para desbloquearla.
Una vez desbloqueada, el corazón de Tanasio volvió a latir a un ritmo normal. Utilicé “múltiples descargas, muchas medicinas para resucitarla”, dijo Ahmar y agregó: “Ciertamente esto es un milagro. No esperaba que ella estuviera tan bien”.
El dispositivo Lucas comprime el pecho, de manera similar a cuando se realiza la maniobra de resucitación cardiopulmonar (CPR), y permite a los doctores trabajar sin parar para colocar un stent (dispositivo cilíndrico) en el interior de una arteria bloqueada.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *