lunes , 23 de septiembre, 2019

El Vaticano sancionaría a obispo argentino descubierto con una mujer en Mexico

Se trata de Fernando María Bargalló, presidente de Cáritas Latinoamérica. Reconoció el encuentro luego de que se difundieran fotografías. Dijo que la mujer es “una amiga de la infancia”, pidió perdón y subrayó su compromiso con la Iglesia.
El obispo de la diócesis de Merlo-Moreno y presidente de Cáritas para la Región América Latina y El Caribe, Fernando María Bargalló, reconoció anoche ser el protagonista de una serie de fotos junto a una mujer en playas de México, aunque aclaró que se trata de “una amiga de la infancia”.
El comunicado difundido por el prelado fue el fin de una jornada agitada para la Iglesia católica argentina, que, según informaron fuentes eclesiásticas, incluyó una reunión con el nuncio apostólico -el embajador del Vaticano en la Argentina-, el suizo Emil Paul Tscherrig.
Las imágenes se difundieron a través de distintas redes sociales y canales de televisión. Bargalló aparecía caminando y bañándose con una mujer.
“Las fotos presentadas responden, en efecto, a un encuentro en México, en donde coincidimos por distintos motivos, hace dos años, con una amiga de la infancia –prácticamente desde que tengo uso de razón-, y otras personas que no aparecen, y con cuya familia tengo vínculos de fuerte amistad de toda la vida”, se defendió Bargalló.
El obispo de la diócesis de Merlo-Moreno estuvo en México hace un tiempo para el Secretariado Latinoamericano y Caribeño de Pastoral Social Caritas (SELACC), del que participaron referentes regionales de estas secciones.
Según algunos trascendidos, el alojamiento de Bargalló en México habría sido en un hotel cinco estrellas.
Por la tarde, luego de verse sorprendido por las cámaras del canal A24 cuando ingresaba a la catedral de Merlo-Moreno, Bargalló se reunió en la sede de la nunciatura con Emil Paul Tscherrig.
Allí expuso su versión de los hechos para que el enviado del Papa Benedicto XVI tomara nota y enviara su descargo a Roma.
Luego, a través de un comunicado, Bargalló lamentó la situación y admitió que no está “exenta de imprudencia” de su parte y que “pueda dar lugar a malas interpretaciones”.
“Pido de corazón perdón si ese hecho ha provocado o pudiera provocar algún tipo de daño. Quiero también expresar con claridad que estoy totalmente comprometido con Dios y con la Iglesia en la misión que me ha encomendado en esta querida Diócesis de Merlo-Moreno y en las demás responsabilidades al servicio de los hermanos”, afirmó.
Y concluyó: “Siento profundamente mi sacerdocio y la entrega al Señor Jesús y en ella deseo perseverar hasta el fin”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *