domingo , 18 de agosto, 2019

El Padre Grassi fue trasladado a la cárcel

El Tribunal Oral N° 1 de Morón decidió su arresto inmediato por considerar que había riesgo de que se fugara para no cumplir la condena a 15 años de prisión; anoche fue trasladado al penal de Ituzaingó.

Cincuenta meses después de haber sido condenado a 15 años de prisión por abuso sexual y corrupción de menores agravada, y cinco días después de que la Suprema Corte provincial confirmara esa sentencia, el padre Julio César Grassi fue detenido anoche y se ordenó su traslado a la Unidad Penitenciaria N° 39 de Ituzaingó, dentro de la Diócesis de Morón, a la que el acusado pertenece, para cumplir la sentencia.

Tras escuchar los alegatos del fiscal Alejandro Varela, de los abogados querellantes y de la defensa del acusado, además de las palabras del propio Grassi, los integrantes del Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 de Morón determinaron que al restar sólo una etapa procesal antes de que la condena quede firme -la apelación extraordinaria a la Corte Suprema- “existen evidencias del peligro de fuga”, por lo cual ordenaron la detención inmediata del sacerdote. El cura estaba beneficiado por un régimen de libertad morigerada tras la sentencia dictada en primera instancia en 2009. Vivía frente a la Fundación Felices Los Niños, escenario de los hechos por los cuales fue condenado.

La audiencia realizada ayer en Morón tuvo momentos de tensión cuando Grassi contestó a viva voz las acusaciones del fiscal Varela. En el momento de conocerse la decisión del tribunal, en cambio, el sacerdote se mantuvo en silencio y, con rostro imperturbable, se levantó para ser acompañado por los agentes del servicio penitenciario. Horas antes, la defensa del cura había jugado una carta final al recusar, a último momento, al tribunal y al fiscal. El pedido fue rechazado poco después.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *