jueves , 22 de agosto, 2019

El asesino del rugbier declaró que se le escapó el tiro porque estaba drogado

Confesó que fue el autor material del crimen, aunque alegó que estaba “muy drogado” cuando ocurrió hecho. Se trata de Matías Arriarán, de 19 años, uno de los tres arrestados por la muerte de Tuculet.

El fiscal que investiga la muerte del rugbier Juan Pedro Tuculet, Marcelo Martini, confirmó que Matías Arriarán declaró ayer por la tarde haber disparado contra el joven en momentos en que lo perseguían tras una discusión en una estación de servicio.

Por el hecho se encuentran detenidos Marcelo, su hermano Pablo, de 39 años, y un amigo de ambos identificado como Emanuel Laborda, de 18, todos aprehendidos el lunes a la madrugada en una plaza ubicada en las calles 19 y 60, en La Plata.

 

Fuentes de la investigación manifestaron que el hecho comenzó en momentos en que Tuculet, que estaba en un Fiat Uno junto a un amigo, se detuvo en una estación de servicio para comprar hielo y gaseosas.

En ese instante, por circunstancias que se intentan establecer, un joven, supuestamente Laborda, se acercó al vehículo de Tuculet y comenzó a patearle la carrocería.

Los jóvenes se escaparon del lugar y fueron perseguidos por los hermanos Arriarán, que se trasladaban en un Fiat Duna que hoy fue hallado abandonado en la entrada del Aeroparque porteño Jorge Newbery.

La persecución siguió varias cuadras hasta que ambos autos quedaron a la par, momento en que el menor de los Arriarán habría disparado un balazo que impactó en el ojo izquierdo de Tuculet.

El proyectil se alojó en el cerebro del rugbier, quien fue derivado al Hospital de Gonnet, pero falleció un día después.

Con la confesión de uno de los detenidos, ahora la Justicia intenta determinar si Tuculet participó de un incidente previo a sufrir el impacto de bala o si, por el contrario, los homicidas lo atacaron por error.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *