lunes , 23 de septiembre, 2019

Dueños de Grido seguirán en prisión

La Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba confirmó este mediodía la prisión preventiva para los dueños de la firma Grido, rechazando así la excarcelación reclamada por la defensa de los acusados.
Oscar, Lucas y Sebastián Santiago que fueron imputados por asociación ilícita y evasión de impuestos permanecerán presos en el penal de Bouwer.
La resolución de la Cámara Federal de Apelaciones, que fue unánime, señala: “Las conclusiones que arroje el examen de la documental secuestrada podría permitir la realización de nuevas diligencias probatorias que requieren mantener la situación de detención del imputado a los fines de que no perjudique su obtención”.
Asimismo se destaca: “La complejidad de la presente investigación en la cual se aborda la presunta comisión de maniobras ilícitas que involucrarían elevadas sumas de dinero y en las que habrían intervenido personas con particulares conocimientos profesionales a los fines de evitar el descubrimiento de las mismas”.
Por otra parte, también se resolvió “declarar tácitamente desistidos los recursos de apelación interpuestos por las defensas de los imputados”.
Las acusaciones a los integrantes de la familia Santiago se llevaron a cabo luego de una serie de allanamientos realizados por agentes de la Afip en la empresa ubicada en Ferreyra.
Semanas atrás, el fiscal Enrique Senestrari había imputado a nueve empleados de Grido por presunta participación secundaria.
El delito de asociación ilícita tiene una pena mínima de 3 años y una máxima de 10 años en el Código Penal. Pero para los jefes u organizadores la mínima sube a 5. Hasta los años 90 se arrestaba al acusado por ese delito si la pena mínima era de 3 o más años.
Los allanamientos ordenados por el Juzgado Federal N° 1, a cargo de Ricardo Bustos Fierro se realizaron además en domicilios radicados en Córdoba, San Juan, Mendoza, Salta y Jujuy.
Grido es una importante empresa dedicada a la fabricación y comercialización de helados. Cuenta con unas 10 empresas asociadas y 1080 sucursales en todo el país.
Las maniobras desarrolladas en el seno de la firma habrían tendido a evitar fraudulentamente el pago de impuestos nacionales mediante la comercialización marginal de helados a gran escala a través de un sistema ideado, implementado, ejecutado y controlado por los directivos llamado “operaciones W”, en el que estarían implicados contadores y abogados cercanos a la empresa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *