domingo , 18 de agosto, 2019

Dramática situación de un pueblo salteño que está cerca del desabastecimiento total

Los habitantes de la localidad de Los Toldos atraviesan horas difíciles. Están a punto de quedarse sin reservas de alimentos y del combustible que usan para obtener energía eléctrica. Para llegar, sólo es posible por una ruta boliviana, que está cortada. Aislados del mundo.

Un corte de ruta desde hace una semana mantiene en vilo a las 2.300 personas que viven en la localidad salteña de Los Toldos. Lo insólito es que la protesta la llevan a cabo cañeros de azúcar de un ingenio de la zona del río Bermejo, en Bolivia. Lo que sucede es que la única manera de llegar al pueblo argentino a a través de la vía que está interrumpida.

“Estamos desconectados. Tenemos combustible hasta el próximo viernes, si limitamos su consumo, pero el problema es que por el corte de ruta estamos sufriendo desabastecimiento”, dijo Ingrid Zabala, una habitante de Los Toldos.

Desde hace una semana, el conflicto de los cañeros dejó totalmente aislado a este pueblo, que hasta ayer sólo contaba con combustible para unas horas más. Del combustible dependen la energía eléctrica y las comunicaciones. Además, el suministro de alimentos se ha visto interrumpido. Los habitantes reclaman una solución urgente. Por ahora sólo piden el trazado de una ruta que los comunique con otras localidades.

“Los ciudadanos bolivianos tienen todo el derecho a reclamar en su suelo y en ningún momento han tomado medidas que se hayan extendido al territorio argentino. La solución definitiva no es que Bolivia abra la ruta para nosotros, sino que se concrete la ruta por suelo argentino”, dijo la habitante al diario Página 12.

El inconveniente surge porque para llegar a Los Toldos hay que transitar la ruta nacional 50, ingresar a territorio boliviano, recorrer 100 kilómetros, volver a ingresar a suelo argentino, luego vienen otros 18 kilómetros por la ruta provincial 19, de ripio, y finalmente se llega a la pequeña localidad del norte de Salta.

“Tenemos combustible en la usina sólo para 24 horas. Y sin luz nos quedamos sin comunicación telefónica e Internet”, dijo la pobladora. “Estamos encerrados, sin salida a Bermejo o Tarija, en Bolivia, ni a Aguas Blancas y Orán, en Argentina. El desabastecimiento se empieza a sentir: sólo queda una bolsa de harina para hacer el pan que se da a alumnos de la escuela”, añadió.

Zabala detalló que las autoridades bolivianas “no están atendiendo el reclamo de los cañeros”. “Ya nos han avisado que de ninguna manera darán paso a una ambulancia de la Argentina, por la urgencia que sea. Saben que existe la opción de la avioneta sanitaria”, desde Orán, remarcó.

 

(Fuente: Infobae)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *