jueves , 19 de septiembre, 2019
explosión en alta cordoba II

Dos personas se presentarán como querellantes en la investigación por la explosión en Alta Córdoba

El propietario de un complejo de departamentos ubicado en las proximidades de la planta de químicos que explotó el jueves pasado en Alta Córdoba aseguró ayer que solicitará su participación como querellante particular en la investigación penal en marcha, y lo mismo hará el padre de uno de los heridos.

“El almacenamiento de la cantidad y entidad de los materiales inflamables representaba peligro para los vecinos que habitan en los alrededores de la planta”, dijo a la prensa el abogado Carlos Nayi, que representará a José Planca, propietario del consorcio, en el pedido de que se le dé intervención como querellante.

En el mismo sentido, Nayi expresó: “Lo más grave es que los vecinos, percibiendo olores y movimientos que no se ajustaban a la actividad para la cual estaba autorizada la planta, recurrieron mediante quejas a la Municipalidad y no se adoptó ninguna medida”. 

Como consecuencia, el abogado anticipó que pedirán a la fiscal de Instrucción Eve Flores que investigue “si existe responsabilidad funcional” por parte de la Municipalidad de la ciudad de Córdoba, al tiempo que requerirán la inhibición de los bienes del dueño de la planta Raponi Química Industrial, Sergio Raponi, único imputado en la causa por la presunta comisión de estrago culposo agravado.

Nayi también expresó que también representará a Eduardo Amaya, padre del joven Pablo Amaya, uno de los heridos por lo ocurrido, en su pedido de que se le conceda el carácter de querellante particular, para que pueda impulsar la investigación. 

“El dueño de la empresa tiene la mayor responsabilidad, pero nosotros creemos que el municipio también es responsable por la localización de la fábrica, en el medio de un barrio”, enfatizó el abogado Nayi.

La detonación que ocurrió el jueves pasado, cerca de las 21, en la planta ubicada en Avellaneda al 3.000, en el barrio Alta Córdoba, causó más de 60 heridos, dos al menos de gravedad, además de daño materiales en numerosas viviendas de la zona.

De las personas internadas desde el momento de la explosión, presentan mayor gravedad Pablo Amaya (15), quien permanece internado en el Hospital de Urgencias, y María Angelina Cueto (64), que es asistida en un centro de salud privado.

(Fuente: Télam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *