miércoles , 16 de octubre, 2019

Dos jóvenes murieron al practicar “bungee jumping” en una quinta de Moreno

Los gritos de adrenalina, algarabía y emoción sonaron durante toda la tarde en un barrio de quintas de La Reja, en Moreno. Pero tras un breve silencio, volvieron cargados de urgencia y desesperación y se mezclaron con las sirenas de las ambulancias. Dos jóvenes, de 25 y 27 años, habían muerto al chocar sus cabezas tras haber saltado de una grúa con arneses desde unos 25 metros, en una práctica conocida como “bungee jumping”.
El accidente ocurrió a las 20 de ayer, en una quinta de Álvarez Thomas al 3.100 (esquina Rubén Darío), donde una grúa para la construcción de edificios había sido montada en las primeras horas, luego de que sus partes permanecieran desarmadas en el lugar desde hacía mucho tiempo.
Según trascendió, el hijo del matrimonio dueño de la casa quinta planeaba concretar un emprendimiento relacionado con el “bungee jumping” e invitó al lugar a unos diez amigos para probar la grúa y los otros elementos previstos para la actividad.
Los jóvenes habían tomado algunas medidas de prevención, como colocar una estructura inflable al pie de la grúa, debido a que se trata de un deporte de alto riesgo. No obstante, la tragedia no pudo ser evitada, porque en pleno salto, dos de los participantes chocaron sus cabezas en el aire. Uno de ellos murió en el acto, mientras que el otro falleció en la ambulancia, mientras era trasladado de urgencia al hospital de Moreno.
Las víctimas fueron identificadas por la Policía como Marcelo Martínez, de 25 años; y Alexis Papayani, de 27. Los dos eran de Capital.
Martín, un vecino del lugar, contó que desde el mediodía habían comenzado a llegar autos a la quinta y que “toda la tarde, se escucharon gritos”. El joven añadió: “Cuando saltaban, parecía que se divertían pero, después, nos dimos cuenta de que algo pasó por el movimiento de ambulancias y porque llegó la Policía Científica a la casa”.
El “bunge jumping”, también conocido como “góming”, es un deporte extremo en el que quienes lo practican se arrojan de gran altura, como desde altos puentes, para rebotar en el vacío amarrados con una soga elástica desde los tobillos que permite, primero, caer de manera acelerada y, luego, amortiguar la caída para rebotar en el aire de manera repetida
Se tiraron desde una grúa y chocaron en el aire. Uno falleció en el acto y el otro mientras era trasladado a un hospital. Tenían 25 y 27 años.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *