domingo , 21 de julio, 2019

Detenido por la masacre de Denver no habla y otros presos “quieren matarlo”

Mientras el sospechoso de la reciente masacre en un cine de Colorado se dirige a su primera presentación en una corte, las autoridades revelaron que se niega a cooperar y que podrían pasar meses para saber las causas de ese espantoso ataque contra los espectadores del estreno de la última película de Batman.
James Holmes, que permanece confinado en una celda solitaria del condado de Arapahoe, es trasladado a un tribunal contiguo para que asista a una audiencia donde le formalizarán el cargo de “asesinato premeditado“. Los cargos podrían también incluir agresión agravada y violación a la ley de armas.
El jefe de la Policía de Aurora, Daniel Oates, indicó que Holmes ha “guardadosilencio legal” desde que fue detenido en los primeros minutos del viernes poco después del ataque a tiros en un cine de la ciudad de Aurora que dejó 12 muertos y 58 heridos, algunos de gravedad. “No nos habla”, dijo Oates.
Algunos testigos declararon que los presos “quieren asesinarlo“. En la primera noche en la cárcel, algunos reclusos entonaron un canto que lo describía como un asesino de niños. “Todos los presos estaban hablando de matarlo. Todo el mundo está buscando una oportunidad”, dijo Medley Wayne, un recluso de 24 años, al diario NY Daily News. Y agregó: “Él fue a escupir en la puerta y a los guardias. Ha escupido todo. Él tipo estuvo actuando como un loco”.
El domingo, las autoridades del recinto médico Anschutz de la Universidad de Colorado averiguaron si Holmes había utilizado su posición en un programa educativo para conseguir materiales peligrosos, pero los funcionarios escolares se limitaron a decir que el sospechoso era un estudiante muy dedicado.
La Policía afirmó además Holmes comenzó a comprar armas en tiendas de la zona de Denver hace casi dos meses, por lo que el ataque habría sido planificado con varios meses de antelación.
Droga. En las últimas horas, fuentes policiales locales informaron además que James Holmes había tomado 100 mg de Vicodin, un antidolorífico. Se trata de la misma sustancia encontrada en el cuerpo de Heath Ledger, el actor muerto por sobredosis de fármacos en 2008. Ledger interpretaba al Joker en el anterior filme de la saga de Batman. Los efectos colaterales del Vicodin incluyen euforia, paranoia y en algunos casos alucinaciones.
Primer video. Los medios estadounidense difundieron este lunes un video en el que se observa a James Holmes durante una feria de ciencias en la universidad. Con 18 años, el entonces estudiante habló sobre lo que él definió como “Ilusiones Temporales“, un trabajo realizado para el Laboratorio de Neurobiología Computacional. En el video analiza las experiencias subjetivas que llevan a diferenciar y comparar la realidad de la fantasía. Este es un material que los peritos analizarán para encontrar patrones de funcionamiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *