miércoles , 16 de octubre, 2019

Declaró por tercera vez la mucama de Ángeles

“Me estaban involucrando, pero hoy estoy tranquila porque se aclaró lo de la tarjeta SUBE”, afirmó. “Con Ángeles me sacaron un pedazo de mi corazón”, agregó.

Dominga Torres, la mucama de la familia de Ángeles Rawso, se presentó hoy por tercera vez ante el juez Javier Ríos para aclarar algunos aspectos del recorrido que hizo el lunes 10 de junio desde que salió de su casa en el partido bonaerense de La Matanza hasta que llegó al edificio de la calle Emilio Ravignani 2360, donde trabajaba.

Me estaban involucrando pero ahora estoy tranquila porque ya se aclaró el asunto de la SUBE, que era lo que más me preocupaba, porque a veces siento que en la calle la gente me mira, que me acusa de algo que no hice”, reconoció a la salida del Palacio de Tribunales porteño. “Ahora quiero que la Justicia investigue lo más rápido posible”, agregó.

“¿Qué le diría a (el abogado defensor Alberto) Pierri? Que tenga cargo de conciencia. Yo estoy tranquila. Nunca mentí. Soy una trabajadora honesta y acá me tienen para hacerme preguntas”, afirmó.

El testimonio de la mucama había sido puesto en duda por la defensa del único imputado, Jorge Mangeri, que llegó a deslizar que Torres no había ido al departamento de la víctima el día de su asesinato.

En su segunda declaración, la empleada doméstica confirmó que aquel 10 de junio llegó a la casa a las 8.45 horas y que trabajó hasta las 12.45 horas. Insistió en que Ángeles no regresó al departamento y que en el interior estaba su hermanastro Axel, quien durmió en su habitación durante toda la mañana. Hoy ratificó nuevamente sus dichos.

Esta vez Torres contó con el asesoramiento del ex juez Daniel Llermanos. “Hoy me presenté en el juzgado para aclarar las supuestas contradicciones que hubo con su tarjeta SUBE de los horarios, que no coincidirían con los que relató en sede judicial”, contó el abogado. “Pero me pidieron que no presentara nada, porque no hay elementos de cargo contra ella. No la denunciaron por falso testimonio ni ningún colega dijo en el expediente que mi clienta se contradijo”, agregó.

Sobre la tarjeta SUBE, Llermanos explicó que “aparentemente, el 10 de julio Dominga usó la tarjeta de un familiar. Ella tiene en su poder las distintas SUBE donde constan los recorridos. Es muy frecuente que la gente use tarjetas que no están a su nombre”, contó. “El problema es que en el juzgado sólo le pidieron su SUBE“.

En tanto, hoy también declaró otra empleadora de Torres, quien y confirmó la secuencia horaria que describió la mucama sobre sus actividades el día del crimen. La testigo afirmó que la mujer llegó a las 14 horas a su casa, lo que es compatible con el relato de la empleada doméstica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *