lunes , 21 de octubre, 2019

Deben pagar por vender la moto y no entregarla

La empresa no sólo no entregó el bien por el que había pagado el cliente, sino que durante la causa mostró una actitud indiferente, según una sentencia.

Una empresa dedicada a la venta de motocicletas, así como su socio gerente, deberán reintegrar los 6.558 pesos (más intereses) abonados por un cliente al que no le entregaron dicho bien pese a haber pagado todas las cuotas fijadas en el contrato celebrado con tal fin. Asimismo, tendrán que desembolsar 10.000 pesos (más intereses), en concepto de indemnización del daño punitivo, por haber manifestado una actitud “desaprensiva e indiferente frente a los derechos” del consumidor. Así lo estableció la Cámara 6º de Apelaciones en lo Civil y Comercial de la ciudad de Córdoba.

El tribunal hizo lugar a la apelación promovida por el cliente contra la sentencia del Juzgado de 6º Nominación del fuero, que había rechazado la demanda de resolución del contrato y que, por el contrario, había hecho lugar a la reconvención formulada por la empresa, además de haber condenado al usuario a pagar 1.000 pesos, en el entendimiento de que era lo que le faltaba abonar por el cambio de modelo de la motocicleta acordada originariamente. Este fallo, ahora, fue revocado.

En su voto y tras aclarar que la relación que unía a las partes era de consumo, el camarista Alberto Zarza destacó que, a lo largo del proceso, la demandada había admitido “la existencia del contrato, como así también que el reclamante abonó la totalidad de las cuotas pactadas y que la motocicleta adquirida no le fue entregada”. Al mismo tiempo, recalcó que el vendedor “no cumplió con la carga procesal de acreditar debidamente cuál era el monto adeudado por el cambio de modelo referido”.

Por el contrario, el vocal esgrimió que, además de “la reticencia del vendedor de entregar el bien adquirido, no obstante haberse abonado su precio”, se puso de manifiesto su “conducta desaprensiva”. “Habiendo sido citada a dos audiencias conciliatorias por ante la Dirección de Defensa al Consumidor, la parte demandada no compareció a los fines de procurar solucionar el conflicto”, agregó en el voto al que se adhirieron sus pares, Silvia Palacio de Caeiro y Walter Simes.

Punición del daño intolerable

Finalmente, el tribunal abordó la cuestión de la indemnización del daño punitivo, figura prevista por el artículo 52 de la Ley de Defensa del Consumidor, cuya aplicación había solicitado el demandante. “Este instituto tiene un propósito netamente sancionatorio de un daño que resulta intolerable. Su finalidad es punir graves inconductas, y prevenir el acaecimiento de hechos similares”, enfatizaron los camaristas.

De acuerdo con los vocales, la parte demandada “no sólo no compareció a la audiencia designada a los efectos (de una rápida solución) sino que al ser notificada de la demanda reconvino con fundamento en un supuesto incumplimiento del demandante que no logró demostrar a lo largo del proceso”. “Así, se advierte una notoria desatención a los reclamos y gestiones realizadas por el demandante con el objeto de lograr la entrega del bien adquirido, lo cual configura un incumplimiento contractual que debe ser sancionado a los fines de evitar este tipo de conductas desaprensivas e indiferentes frente a los derechos de los consumidores”, concluyeron los camaristas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *