martes , 11 de diciembre, 2018

Culminó el 29º Encuentro Nacional de Mujeres con fuerte reclamo por la legalización del aborto

La legalización del aborto y la eliminación de la violencia de género en todas sus formas fueron los reclamos más sentidos y unánimes que atravesaron las jornadas del 29º Encuentro Nacional de Mujeres, del que participaron más de 40 mil mujeres y que culminó este lunes en la ciudad de Salta con un acto en el que se eligió Mar del Plata como sede del próximo encuentro. 

“El balance es exitoso, estamos desbordadas por la masividad del encuentro; el movimiento de mujeres de Argentina reafirma este espacio autónomo, pluralista, autoconvocado, sin jerarquías, donde somos las mujeres las protagonistas, y estamos emocionadas por la gran marcha de ayer en la que recorrimos tantas cuadras”, expresó a Télam Verónica Caliva, de la comisión organizadora.

De este modo, destacó: “Nos costó mucho, tuvimos los sectores oscuros de siempre que pretenden que estos espacios no existan, pero lo pudimos hacer perfectamente”.

En esta misma línea se expresó Vanina Viasi, del Plenario de Trabajadoras de Buenos Aires, quien sostuvo que “éste fue un encuentro masivo que demostró que aquellas minorías católicas que querían que no se realice el encuentro han fracasado; los talleres fueron masivos y exitosos, y salió un pronunciamiento masivo a favor del aborto legal, seguro y gratuito”. 

httpv://youtu.be/BXSm0rgQOBo

Este tema encontró un profundo eco en los talleres y en la colorida y emotiva marcha que se realizó ayer a lo largo de más de 20 cuadras por el centro de la ciudad de Salta, con unas 30.000 mujeres y durante tres horas aproximadamente de paso firme y constante.

Una marcha que concitó la atención de las y los salteños, quienes se agolpaban para ver pasar un fenómeno único en la historia de la ciudad y del país: miles y miles de mujeres marchando durante horas unificadas en la misma pelea, la lucha por los derechos de género.

Durante el acto de cierre de las jornadas se eligió por aclamación la ciudad de Mar el Plata como sede del Encuentro Nacional de Mujeres 2015 para conservar “el espíritu federal” del movimiento, como definieron desde el escenario, al tiempo que hicieron referencia a altos índices de desaparición de mujeres y de prostíbulos en la ciudad balnearia. 

El debate que se realizó durante dos días en los talleres sobre las distintas facetas de la violencia y opresión de género, como la violencia sexual, laboral, obstétrica, el femicidio, la trata de personas, fueron abordadas con profundidad, sentimiento y compromiso en la búsqueda de un camino para derribar los obstáculos y avanzar en la conquista de los reclamos.

Hubo testimonios fuertes de hechos de violencia presentes en todos los ámbitos de la vida, que generaron denuncias de responsabilidades y connivencias de los gobiernos, de distintos organismos oficiales, de las fuerzas de seguridad, más allá de que algunos sectores reivindicaron el avance en la legislación.

No obstante, el pedido de presupuesto para efectivizar las leyes y la reglamentación de muchas normativas fue a su vez otro de los reclamos que unificó a muchos talleres.

En esta misma línea se denunciaron avasallamiento de derechos, vinculados a los pueblos originarios, donde unas 300 mujeres debatieron sobre la problemática de las tierras y territorios, el rechazo al código civil y la ley antiterrorista, temas como salud, educación, violencia, trata, hidrocarburos, deforestación, contaminación de los recursos naturales, entre otros. 

“Denunciamos muertes silenciosas a causa de la desnutrición; denunciamos a los gobiernos por la objetualización de la espiritualidad andina, la comercialización de las festividades, el show de la Pachamama”, expresaron durante la lectura de las conclusiones de ese taller entre otras denuncias vinculadas a la megaminería y a la defensa de sus tierras.

La amplitud y diversidad de temáticas invisibilizadas o naturalizadas por “la sociedad patriarcal” y “el modelo capitalista”, como se expresó en muchos talleres, abrió un abanico de propuestas en cada espacio de debate que revela la capacidad, claridad y fortaleza de quienes concurrieron a este encuentro contra las injusticias de género y ante la necesidad de profundizar la lucha y la organización.

(Fuente: Télam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *