martes , 12 de noviembre, 2019

Cotejarán restos hallados en Salta con el ADN de María Cash

En las próximos días, y a través de estudios genéticos, se sabrá si el cadáver hallado en los alrededores de Cafayate, en Salta, es el de María Cash, vista por última vez el 8 de julio en Jujuy, no muy lejos de donde el jueves apareció este cuerpo. De acuerdo con lo que pudo reconstruir Clarín a través de fuentes de la investigación, nadie se animaba hasta ayer a descartar que se trate de esta mujer de 29 años, que había salido desde Buenos Aires. Pero por ahora tampoco hay indicios concretos –salvo la zona del hallazgo– con los que se pueda ir más allá de una sospecha. Por eso ayer, desde muy temprano el cadáver fue sometido a una autopsia que se dividió en dos tramos. Y parte de los restos fueron enviados a Buenos Aires para cotejar su ADN con el de la familia Cash.
De la autopsia, hecha en el Hospital San Bernardo de Salta, y cuyos resultados todavía no habían sido informados oficialmente, sólo se confirmó que se trata de una mujer joven, “de entre 25 y 37 años”, según explicaron voceros del Poder Judicial salteño. El cadáver de la mujer encontrado tenía la ropa puesta, las uñas pintadas, con un anillo de plata y su cabello era “rubio” o “castaño claro”. “Mi hija no tenía ningún anillo”, aclaró María del Carmen, madre de Cash.
En el último tramo de la autopsia se buscaba determinar la longitud del cuerpo, que se estimó (antes de los estudios) entre 1,65 y 1,70 metro. “También se calculó a ojo que calzaba 35”, informaron las fuentes. Ese dato, comparado con la altura no le cierra al juez de Instrucción, Pablo Arancibia, que tiene el caso de la aparición del cadáver. “Por eso pidió que estudien hueso a hueso y determinen fehacientemente la altura y la fecha aproximada de muerte”, detalló uno de allegados a la investigación. De ser confirmados estos datos, coincide la altura pero no el talle de calzado con las características físicas de Cash. La fecha y la causa de muerte desde luego que resultarán fundamentales. La presunción es que el deceso se produjo entre cuatro y siete meses atrás. Son fuertes las pruebas que demostrarían que la mujer murió por asfixia, ya que se encontró un cordón de zapatilla debajo del cráneo. Con esta información, Arancibia empezó a relevar datos. Si bien todas las miradas están puestas sobre la identidad del cadáver en relación a María Cash, el juez tiene su “hipótesis B” orientada a una causa abierta en una “provincia vecina” a Salta. Se trataría de la desaparición en enero de una chica que había ido en carpa a Cafayate con su novio; quien volvió a su provincia solo y desde hace unos días está detenido, sospechado de haber asesinado a su pareja.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *