lunes , 23 de septiembre, 2019
menendez

La Corte Suprema le negó la prisión domiciliaria al Menéndez

Los mientras de la Corte consideraron inadmisible  el recurso a pesar de la avanzada edad que tiene el ex represor.

El represor Luciano Benjamín Menéndez deberá continuar en una cárcel común luego que la Corte Suprema de Justicia rechazara un recuso presentado por la defensa del ex jefe militar, indicaron esta mañana fuentes judiciales.

Los ministros Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda declararon “inadmisible” el recurso de queja contra el fallo de la Sala IV de la Cámara federal de Casación Penal que anuló una resolución del Tribunal Federal de Tucumán que había autorizado que cumpliera la condena a prisión perpetua en su domicilio.

Los jueces tucumanos condenaron al represor de 87 años y le impusieron la máxima pena prevista en el ordenamiento legal “por su responsabilidad como coautor en las graves violaciones a los derechos humanos cometidos durante la última dictadura militar en la que ocupó el rol de comandante del III Cuerpo del Ejército”, sin embargo, considerando la edad avanzada de Menéndez se te otorgó la pena de “prisión domiciliaria”.

Para anular la domiciliaria, el máximo tribunal en lo penal afirmó que los magistrados locales no habían valorado “el aumento del riesgo de fuga que importaba el dictado de la pena de prisión perpetua”, algo que ahora ratificó tácitamente la Corte Suprema al no admitir el tratamiento de la cuestión.

El procurador fiscal había dictaminado que “la decisión impugnada se ajustaba al criterio sentado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en la materia y que de los informes médicos agregados a la causa surgía que las afecciones crónicas que aquejan al nombrado se encontraban compensadas”.

Menéndez registra más de media docena de condenas a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad cometidos en el área del Comando a su cargo durante la dictadura cívico militar que usurpó el poder el 24 de marzo de 1976, la última de ellas del mes de junio último por la muerte de tres estudiantes y militantes de la Juventud Universitaria Peronista (JUP), en 1976.

La última sentencia tiene que ver con los militantes Ana Villanueva, Carlos Oliva y Jorge Diez, que se encontraban en la intersección de Caraffa y Octavio Pinto, en Córdoba, en la mañana del 2 de junio de 1976, y al advertir la presencia policial escaparon pero a pocas cuadras fueron interceptados y trasladados a una zona descampada, donde fueron fusilados.

Fuente: cba24n.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *