lunes , 23 de septiembre, 2019

Conmoción en Paraguay por el sangriento enfrentamiento entre policías y campesinos

Hay confirmados 17 muertos y hablan de uno más. Los efectivos chocaron con campesinos armados llamados “Los carperos”, que resisitieron un desalojo en una reserva forestal privada. Hay decenas de heridos. El presidente Lugo envió militares a la zona, unos 400 kilómetros al noroeste de Asunción. Legisladores paraguayos pidieron juicio político al presidente.
Al menos diecisiete personas murieron hoy durante el violento enfrentamiento entre policías y campesinos que resisten al desalojo de una reserva forestal en el departamento paraguayo de Curuguaty, 400 kilómetros al noreste de Asunción.
El ministro del Interior, Carlos Filizzola, confirmó por la tarde que siete policías y nueve campesinos habían perdido la vida, y había unos 80 heridos. Más tarde, confirmaron la muerte de una persona que estaba siendo trasladada a Asunción, aunque algunos medios locales como el diario local ABC Color, informaron que eran 18 las víctimas fatales.
Filizzola dijo que el enfrentamiento se trata “de un caso puntual y que ya está dominado y controlado”, y destacó la importancia del refuerzo militar que dispuso el presidente, Fernando Lugo. Afirmó categóricamente que no piensa renunciar a su cargo y que “tiene el respaldo del presidente”.
El funcionario recordó que “este no es el primer desalojo que realiza la policía”. “Muchos anteriores fueron pacíficos, pero nadie se enteró. Lamentamos lo ocurrido hoy” agregó.
Mina Felisiangeli, directora de Radio Mil y periodista de Unicanal en Paraguay, le contó a Clarín.com que este conflicto “lleva ya mucho tiempo”. Según explicó, hace unos años se conformó una organización denominada “Los carperos”, campesinos sin tierra que utilizan como método la ocupación.
La cabeza de ese grupo es el dirigente José Rodríguez, quien le confirmó a Felisiangeli que esto “se veía venir” y que habían avisado que “si no había una resolución al tema de la tierra, habrían enfrentamientos violentos ”. Eso fue, lamentablemente, lo que terminó ocurriendo.
Según explicó la periodista, ya se sabía que el grupo estaba armado y hasta realizaban trabajos de tipo militares. “Evidentemente, la policía o no tiene un buen trabajo de inteligencia, o lo que es peor: si la tiene, llevaron los policías al muere sabiendo con qué se iban a enfrentar y no estaban bien armados o no tenían el suficiente personal”, reflexionó Felisiangeli.
“Políticamente tuvo una repercusión enorme. Esta tarde (por ayer) se van a reunir ambas cámaras de diputados y senadores para retomar una resolución. Hay muchas individualidades políticas que ya hablan de juicio político al presidente, y de la destitución al ministro del interior y el jefe de policía”, concluyó la periodista.
Según explicó, Los Carperos tiene una raíz común con el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) que es el Partido Patria Libre, pero que esta vez, nada tuvieron que ver y este choque formó parte de un enfrentamiento entre Los Carperos y la policía.
Por su parte, Walter Gómez, jefe de Investigaciones de Canindeyú, dijo en declaraciones televisivas que “los campesinos tienen armas de grueso calibre, como fusiles M-16”. El policía relató que entre los ocupantes hay varios que poseen “un excelente manejo de armas”.
“Ellos dispararon directamente a matar sobre nosotros”, explicó el uniformado. “La policía se presentó al desalojo y ellos dispararon directamente a matar y mataron”, denunció.
Por su parte, el presidente Fernando Lugo suspendió abruptamente sus actividades oficiales debido a que uno de los muertos es el comisario Erben Lovera, hermano del jefe de seguridad militar del mandatario, coronel Alcides Lovera.
El mandatario brindó su “máximo respaldo” a la tarea de las fuerzas de seguridad y adelantó su “solidaridad a los familiares de efectivos policiales fallecidos”, indicó una nota oficial.
El presidente ordenó que las fuerzas armadas se sumen a la policíapara respaldar el operativo en el predio rural del noreste del país. “Ordené a las fuerzas armadas a desarrollar su misión especifica en apoyo a la policía de acuerdo a la ley de seguridad interna y garantizamos la plena vigencia de la ley y de las instituciones del Estado”, dijo.
“Manifiesto mi solidaridad con los familiares de las víctimas fatales y los heridos de las fuerzas del orden que entregaron su vida en el cumplimiento de su misión”, expresó el presidente paraguayo, que afirmó que “todos los organismos de seguridad del gobierno y sus áreas estratégicas están trabajando en este momento en líneas de acción que devolverán la calma y la tranquilidad a esta región del país”.
La reserva forestal de 2.000 hectáreas se encuentra en el interior de la hacienda Morumbí, propiedad del ex senador del opositor Partido Colorado Blas Riquelme.
“Hace veinte años declaramos como reserva forestal la zona boscosa pero desde el año pasado los campesinos la quieren para instalarse en ella. Los fiscales Miguel Rojas y Ninfa Aguilar ordenaron el desalojo meses atrás, pero la Policía no pudo cumplir el mandato porque primero buscó que abandonaran el predio pacíficamente pero se negaron”, dijo José Riquelme, hijo del propietario.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *