miércoles , 18 de septiembre, 2019

Complejo Esperanza: La Justicia da por terminado el habeas corpus correctivo

El juez interviniente consideró que, en los últimos dos años, habían mejorado las condiciones de alojamiento, alimentos, atención médica y escolaridad de los internos

El juez en lo Penal Juvenil, José González del Solar, dio por terminado las actuaciones iniciadas en el marco del habeas corpus correctivo presentado, hace dos años, por un grupo de legisladores para que mejoren las condiciones de vida de los jóvenes internados en el Complejo Esperanza.

El magistrado consideró que fueron superadas las circunstancias que motivaron el habeas corpus y satisfechas las rectificaciones dispuestas por la autoridad judicial. González del Solar aseguró que a través de siete inspecciones oculares al establecimiento pudo comprobar el cumplimiento de cronograma de mejoras establecido por el Gobierno.

“En tales visitas se comprobó que el Reglamento de Convivencia ya estaba vigente, que había mejorado ostensiblemente la calidad de los servicios que se prestan al plantel en cuanto a condiciones de alojamiento, alimentos, atención médica y escolaridad, y que los educadores especializados para acompañamiento en la vida cotidiana estaban en funciones”, precisó el juez.

Asimismo, manifestó que “la última visita, realizada el viernes 1° de abril, ha permitido apreciar el sorprendente trabajo que la nueva gestión en la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF), ahora en el ámbito del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, ha llevado adelante en el Módulo 3 del Complejo Esperanza, que se hallaba manifiestamente deteriorado y que ha sido enteramente recuperado en un trimestre para albergar a los jóvenes mayores de edad que permanecen internados”.

En este mismo sentido, la resolución del Juzgado en lo Penal Juvenil de 4° Nominación destacó el convenio que la SENAF suscribió con la Universidad Provincial de Córdoba para garantizar que las nuevas incorporaciones en el área de educación recaigan en personas con título habilitante y para que haya una actualización profesional de quienes tienen “la muy delicada tarea de compartir la vida cotidiana con los jóvenes internos y auspiciar su reintegro a la sociedad”.

La resolución aclara que la clausura de este habeas corpus “de ninguna manera quita que inspecciones posteriores controlen las condiciones de vida en el Complejo Esperanza, pero tal cometido puede cumplirse por otra vía que la actual -que es excepcional- tal como la visita periódica que realizan a institutos y servicios específicos los magistrados y funcionarios judiciales conforme al cronograma anual que establece la Oficina de Derechos Humanos del Poder Judicial”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *