miércoles , 21 de agosto, 2019

Cometa ISON es cada vez más visible

ISON, el llamado “cometa del siglo”, ha tenido un estallido de actividad que ha aumentado considerablemente su brillo.
Así lo indican investigadores del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) de España, quienes siguen atentos la trayectoria de este cuerpo celeste, que se encuentra en la etapa de su acercamiento al Sol.
De acuerdo a los últimos datos analizados, el cometa aumentó su producción de ácido clanhídrico (HCN) en unas quince veces en apenas 48 horas. Además, fue detectado un aumento en la sublimación de agua, algo que hace que, en condiciones de visibilidad óptimas, el cometa se pueda ver fácilmente.
“Los cometas, pequeños cuerpos sólidos helados, sufren modificaciones dramáticas según se aproximan al Sol y aumenta la temperatura: los hielos se calientan, evaporan y arrastran consigo los granos de polvo, que al quedar libres reflejan la luz solar y dan lugar a la coma (la mancha difusa central que envuelve al núcleo) y las colas. Sin embargo, también pueden producirse episodios más violentos de actividad, en los que el brillo del cometa se intensifica súbitamente, como acaba de ocurrir en ISON”, aseguran desde el IAA-CSIC.
Como explicación para este fenómeno, José Luis Ortiz, investigador de este centro, señala que el “eje de rotación ha estado bastante alineado con la dirección Sol-cometa, de modo que solo un hemisferio del núcleo ha recibido radiación y puede haber ‘hielos frescos’ en el otro hemisferio que apenas hayan recibido luz solar hasta ahora. Conforme ISON se vaya acercando al sol irá cambiando también la posición del punto subsolar en el cometa y, por tanto, habrá partes antes en sombra que de repente reciban radiación y puedan sublimarse”.
C/2012 S1, o ISON, fue descubierto el 21 de septiembre de 2012 por astrónomos rusos y se espera que a fines de este mes roce el Sol, ubicándose a unos 1,8 millones de kilómetros. En este punto, alcanzará una temperatura de unos cinco mil grados, lo que podría generar un intenso período de actividad, y por lo tanto, que brille aún más; o, que debido al calor, su núcleo se fragmente o vaporice.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *