martes , 16 de julio, 2019

Caso Pistorius: Crónica de una noche de terror

La pareja habría tenido una discusión producto de los celos del atleta que derivó en el trágico final. La policía halló en la casa esteroides y bebidas alcohólicas, por lo que se presume que el atleta tuvo un ataque de furia antes de disparar contra la modelo.

Oscar Pistorius pasaba el tiempo en su residencia fortificada de Pretoria, elegida en 2009 como “más segura de Sudáfrica”, en permanente estado de alerta y fuertemente armado y atemorizado por las cifras de criminalidad en el país.

En la madrugada del 14 de febrero de 2013, la modelo Reeva Steenkamp, novia del atleta sudafricano, apareció muerta de cuatro disparos en un confuso episodio ocurrido en un baño de la casa.

Durante las primeras horas Pistorius declaró que disparó contra su pareja al confundirla con un ladrón. Igualmente fue arrestado y hoy declaró ante el tribunal mientras se intenta aclarar el homicidio.

Según los reportes policiales y las acusaciones vertidas por el fiscal Gerrie Nel, no se trató de un accidente sino que el corredor olímpico actuó de manera “premeditada ante una persona indefensa”.

Todo comenzó, de acuerdo con la investigación, con una discusión de la pareja en la habitación. Los vecinos alertaron a la policía de ruidos extraños en la mansión de Pistorius, luego de que se escucharan una serie de gritos.

Una de las hipótesis es que el atleta, en medio del álgido intercambio, tomó su pistola 9 milímetros, que guarda debajo de la almohada, y disparó contra la modelo hiriéndola en la cadera. Steenkamp salió corriendo y se habría encerrado en el baño.

Para Nel, el corredor se colocó sus prótesis en las piernas, persiguió a su pareja a lo largo de siete metros para luego disparar a través de la puerta (cerrada) del baño, hiriéndola de muerte.

Las heridas que presenta el cadáver de Reeva en la parte superior de la cabeza sugieren que ella se sentó en el inodoro, doblada del dolor por el impacto en la cadera, y allí fue donde recibió los otros cuatro disparos que destrozaron la puerta, que también fue quitada del lugar para formar parte de las pruebas de la causa.

Los policías hallaron además en la escena del crimen un bate con manchas de sangre. Una vez analizadas las muestras, se podrá determinar si fue el atleta quien usó el artefacto para golpear a su novia o bien fue la modelo quien intentó defenderse del ataque.

Además, fueron encontrados restos de esteroides y rastros de consumo de bebidas blancas. El equipo de investigación considera que Pistorius pudo haber sufrido un ataque de furia, como consecuencia secundaria del consumo de las drogas, y que en ese estado disparó.

El equipo legal que lo defiende considera que Oscar no esperaba a su novia esa noche, y que se despertó asustado y sobresaltado por un ruido proveniente del baño, y hacia allí disparó. También alegan que actuó bajo la “rabia de roid”, un terminó que describe una agresividad relacionada con el consumo de estupefacientes.

Una vecina dijo: “No sonó como un accidente. Hubo tres disparos y gritos de una mujer. Y diez minutos más tarde hubo otros tres tiros”. Asimismo, reconocieron que hubo otros incidentes de violencia doméstica en la pareja.

Lo que pasó después

Cuando la policía ingresó en la casa del sudafricano, encontraron a su novia muerta, tendida sobre un charco de sangre. Y en el momento del arresto, el sospechoso llevaba en las manos una pistola de 9 mm.

Algunas versiones indican que Pistorius cargó a Steenkamp y la llevó escalera abajo, donde intentó reanimarla. Al llegar los paramédicos, la modelo todavía estaba con signos vitales, pero no pudieron hacer nada para salvarle la vida.

El propio corredor declaró que, tras los disparos, llamó a su hermana y le dijo que “había pasado algo terrible y había confundido a su novia con un ladrón”. También habló con su padre, al que pidió que fuera hasta su domicilio a ayudarle.

En los últimos días se conoció la versión de su mejor amigo, el empresario Justin Divaris, quien reconoció que el atleta se comunicó con él cerca de las 4 de la madrugada y le dijo:”Mi chica… he matado a mi chica… que Dios me lleve”. Al llegar al lugar, señaló que lo encontró en estado de shock.

Los problemas en la pareja radicaban en la oposición de Pistorius a que su pareja participe del reality de la isla de los famosos de Sudáfrica, “Tropika Island of Treasure”, donde también estaba el atleta Mario Ogle, de 24 años de edad, de quien desconfiaba.

A su vez, ella tenía una relación muy especial con el rugbier sudafricano Francois Hougaard, algo no aceptado por su pareja.

Antes de morir, Steenkamp dejó un mensaje en Twitter a su novio por el día de San Valentín que decía: “¿Qué escondes en la manga para tu amada mañana?”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *