domingo , 18 de agosto, 2019

Caso Píparo: intercambios de llamadas complican la situación de los imputados

La situación de los imputados juzgados por la salidera bancaria en la que fue baleada Carolina Píparo, se complicó luego de que un experto en comunicaciones detallara las vinculaciones previas de los cuatro y el intercambio de llamadas el día del hecho.

Se trata del analista de comunicaciones de la Policía bonaerense, Pablo Zaikowski, quien declaró en la cuarta audiencia del juicio oral que se desarrolla en La Plata y complicó la situación de los imputados Carlos Jordán Juárez, Juan Manuel Calvimonte, Miguel Angel Silva y Luciano López.

Estos cuatro acusados comenzaron a ser juzgados desde el lunes junto a Carlos Burgos, Carlos Moreno y Augusto Claramonte, todos acusados de “asociación ilícita, robo doblemente calificado en concurso real con homicidio triplemente calificado por haber sido perpetrado con alevosía, con el concurso premeditado de dos o más personas y criminis causa en grado de tentativa”.

Zaikowski explicó hoy al Tribunal Oral en lo Criminal II de La Plata cómo se trabajó con el registro de llamadas y mensajes de textos que recibieron y enviaron los teléfonos celulares de los cuatro imputados.

“Se analizó un teléfono de La Plata a nombre de Juan Manuel Calvimonte, usado por Juan Manuel; otro de La Plata a nombre también de Calvimonte, usado por Luciano López; un teléfono a nombre de Silvia Amado que fue utilizado por Miguel Angel, alias Pimienta (Silva) y un cuarto teléfono a nombre de Calvimonte que no se sabía en principio quien lo usó y luego se determinó que fue empleado por Carlos Jordán Juárez”, precisó el experto.

El día de la salidera, el 29 de julio de 2010, los teléfonos empleados por Silva y Jordán Juárez fueron tomados por una antena del oeste del conurbano, “se presume que posiblemente vinieran juntos (rumbo a La Plata) y los otros dos teléfonos se activaron en la misma zona de Altos de San Lorenzo (La Plata)”, detalló Zaikowski.

El experto relató que los cuatro teléfonos “al acercarse a la zona del banco (la sucursal de Santander Río) fueron tomados por la antena de la Plaza Olazábal”.

“Entre las 10.55 y las 11.33 se concentran las comunicaciones, coinciden los cuatro teléfonos en esa zona, todos esos teléfonos están siendo tomados por esa antena, todos juntos están comunicándose entre sí”, precisó.

Zaikowski indicó que, según el análisis de estas llamadas, “el teléfono a nombre de Silvia Amado que utilizaba `Pimienta` (Silva, que se presume marcó a Píparo dentro del banco) realiza el primer llamado que desencadena todo lo de después. Ahí empieza la secuencia y el aumento de las comunicaciones”.

“Pasadas las 11.33, todos se dispersan y todos se van en dirección a la rotonda, a la subida a la Autopista Buenos Aires-La Plata”, contó.

El analista dio a conocer luego la cantidad de llamadas telefónicas que intercambiaron los cuatro imputados, desde un mes antes del hecho.

Además aclaró que “pasadas las 13 horas (es decir una vez que balean a Píparo) ninguno de estos celulares funcionaron más”.

El experto en comunicaciones dio detalles también sobre mensajes de texto intercambiados por dos contactos de Carlos Jordán Juárez, sindicado como jefe de la banda, que confirman su participación junto a otros tres imputados en el hecho que se juzga.

En el informe expuesto hoy sobre el análisis de los mensajes de textos enviados y recibidos por algunos de los imputados no se pudo probar la presunta participación o protección de policías en la salidera bancaria.

Es que algunos de los mensajes de texto hacían referencia a la Brigada de La Matanza y al director de la misma, lo que llevó en su momento al fiscal que instruyó la causa, Marcelo Romero, a realizar una investigación aparte sobre la posibilidad de una presunta protección policial para los partícipes del hecho que vivían en esa zona del sur del Conurbano.

El juicio continuará el próximo lunes cuando se realice una reconstrucción del momento en que Carolina Píparo fue asaltada y baleada cuando llegaba a su vivienda de La Plata ubicada en la calle 21 y 36.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *