viernes , 15 de noviembre, 2019

Casación ratificó que no se pueden agravar las condenas por reincidencia

El máximo tribunal penal de la Argentina consideró “inconstitucional” el artículo del Código Penal que restringe las salidas anticipadas o los regímenes morigerados de encarcelamiento de los presos “reincidentes”, por “vulnerar el principio de resocialización”.

Para la Cámara Federal de Casación Penal, agravar la pena por ser reincidente implica “la imposición de un plus de castigo por lo que se es y no por el hecho que se juzga”. Así lo resolvió la Sala II del tribunal, con las firmas de los jueces Ángela Ledesma y Alejandro Slokar, en disidencia Ana María Figueroa, al dejar sin efecto una sentencia de un juzgado de ejecución penal.

La semana pasada, la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, cuestionó a los “jueces (que) sin responsabilidad dejan en libertad a personas que vuelven a delinquir, a matar o a violar”.

Ahora Casación dictó la “la inconstitucionalidad del artículo 14 del Código Penal por vulnerar el principio de resocialización mínima” en el caso de un preso que pidió acceder a los beneficios de las salidas progresivas antes del cumplimiento completo de la pena, pero le fue denegado en base a ese artículo.

En el fallo se exponen las doctrinas que defienden ese artículo argumentando sobre “la insuficiencia de la pena ordinaria y la mayor peligrosidad” de los reincidentes.

Pero la Cámara sostuvo que “los defensores de esta teoría sostienen que quien ya sufrió una pena y volvió a delinquir, demuestra que aquélla no fue suficiente y que merece una mayor, pues una de igual intensidad, sería inútil. Por otra parte, quienes justifican la reincidencia por la mayor peligrosidad, concluyen que si todo infractor revela alguna peligrosidad, a mayor cantidad de infracciones, mayor será aquélla”.

“Estas teorías invariablemente se basan en la personalidad del sujeto para justificar la construcción de una categoría de ciudadanos distinta que quedan excluidos del ejercicio de determinados derechos, pues el status de reincidente implica una mayor severidad en el monto de pena y en su ejecución”, dice el voto en mayoría.

En ese sentido, argumentaron: “Por mandato expreso de la Constitución Nacional, las normas penales sólo pueden tener como objeto conductas y no sujetos, derivándose de allí el principio de culpabilidad por el acto”.

La reincidencia “permite el juzgamiento de los ciudadanos en función de una categoría que excede la valoración del hecho, pues se basa en el diseño de un estereotipo vinculado con la personalidad del sujeto. Es, en definitiva, la imposición de un plus de castigo por lo que se es y no por el hecho que se juzga”, sostuvieron los jueces

Según la Cámara, “la declaración de reincidencia constituye un etiquetamiento basado en criterios de peligrosidad que supone la creación de una categoría de sujeto ‘marginal’ y ‘enemigo’ del ordenamiento legal, que como tal, es merecedor de un tratamiento más severo, quedando –total o parcialmente- excluido de los derechos que consagra la Constitución Nacional”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *