miércoles , 17 de julio, 2019

Detuvieron al dueño de la discoteca y a dos músicos de la tragedia de Santa María

Esta mañana, la Policía detuvo a tres personas por el incendio en el boliche Kiss, de Santa María de Rio Grande Do Sul en Brasil, que provocó la muerte de 231 personas el pasado sábado. Mientras es buscado otro de los sospechosos en operativos que se realizan en estos momentos. 

Entre las personas detenidas se encuentran dos de los músicos de la banda Gurizada Fandangueira, quienes fueron señalados por los espectadores por el inicio del fuego con bengalas que habrían sido encendidas desde el escenario (Ver nota: Un incendio en discoteca brasileña provoca 232 muertos).

El restante detenido es el empresario Elissandro Spohr, conocido también como Kiko, administrador del boliche en donde se desató la tragedia que enluta al vecino país.

Mientras desde esta mañana a las 7:30, comenzaron a despedir a las víctimas del trágico incendio y a las 9, inició la misa ecuménica del obispo Helio Adelar Hubert.

Durante la jornada de hoy, se prevé que serán enterrados alrededor de 50 cuerpos en el Cementerio Municipal Ecuménico de la ciudad. Las ceremonias de cada una de las víctimas serán consecutivas, con intervalos de 30 minutos.

Mientras, el ministro brasileño de Salud, Alexandre Padilha, dijo que quedan 79 personas hospitalizadas en cuidados intensivos de un total de 112 lesionados.

Cerca del 80% de esos internados graves son pacientes que sufrieron una intoxicación al inhalar humo, y el 20% restante son heridos con quemaduras graves.

Aún quedan varios cuerpos sin identificar, luego de que el Gobierno emitiera un listado compelto con el nombre de las víctimas. Los restos fueron llevados al Polideportivo de la ciudad para que los familiares pudieran hacer su reconocimiento.

Si bien aún no se tienen datos de los responsables del incendio, se sospecha que un integrante de la banda Gurizada Fandangueira, que se presentaba ese día, lanzó una bengala que quedó prendida al techo. Suceso muy similar a lo que sucedió en Argentina, hace ocho años en la discoteca Cromañón, donde murieron 194 personas y al menos hubo 1.432 heridos. (Ver nota: Chabán, Villarreal y Fontanet, detenidos tras orden judicial).

El hechos que se asemeja a la tragedia argentina, también tuvo su eje dramático cuando las victimas que estaban en la discoteca, intentaron salir y se vieron con que las puertas estaban cerradas y solo una de las salidas estaba habilitada.

Varias personas corrieron a los baños en busca de agua y de una ventana para huir, pero murieron asfixiadas o bien aplastadas durante la estampida. Los bomberos debieron romper las paredes de la discoteca para rescatar a las víctimas.

Esta se trata de una de las mayores tragedias por pirotecnia n el mundo entero y es la segunda peor catástrofe en Brasil, detrás del incendio de 1961 en Niteroi, en el que fallecieron 500 personas.

La presidente Dilma Rousseff canceló sus compromisos en Santiago de Chile, donde se realizaba la cumbre Celac-UE, y se trasladó urgentemente a Santa María para dar su apoyo a los sobrevivientes y a los familiares de las víctimas. “Esta tragedia enlutece a todo Brasil”, sostuvo, visiblemente emocionada (Ver nota: Dilma Rousseff abandonó la Cumbre de Chile por la tragedia).

Mientras tanto, los países de la región expresaron su solidaridad. Desde Argentina se comprometieron enviar piel para asistir a los afectados.

Ayuda cordobesa

El gobernador de la Provincia, José Manuel De la Sota, ordenó al ministro de Salud Pública de Córdoba, que se ponga a disposición de los hospitales de Porto Alegre el banco de tejidos.

En total son 8.000 centímetros de piel que, de ser necesario serán trasladados en el avión sanitario provincial. Estos tejidos sirven, según explico Carlos Simon, Ministro de Salud, para reconstruir células dañadas por quemaduras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *